EFEMadrid

El desarrollo de la minería romana pudo causar la transformación del paisaje, de los usos del suelo y de la vegetación en la península Ibérica, según un equipo de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Los científicos, que estudian el impacto de la minería del oro en la Hispania romana en el marco del proyecto "Avraria", han analizado los depósitos de agua empleados en las explotaciones mineras romanas de O Courel (Lugo) y extenderán el trabajo de campo a otras zonas de Galicia, Asturias, León y Portugal.

El proyecto, que comenzó en 2020 y está previsto que finalice en 2024, tiene como objetivo estudiar la explotación del oro en Hispania y comprender los cambios que implicó sobre la organización del territorio, la estructura económica y la conformación del paisaje, según ha explicado Brais X. Currás, investigador del CSIC en el Instituto de Historia.

El objetivo, ha informado el CSIC en una nota difundida hoy, es disponer de una síntesis histórica que aporte una imagen global del papel desempeñado por el oro en la evolución política y económica del Imperio Romano, y de su impacto local en la configuración del paisaje.

Los primeros datos obtenidos han permitido analizar los cambios en las formas de ocupación y explotación del territorio gallego de O Courel desde el momento inmediatamente anterior al comienzo de las labores mineras, durante su funcionamiento y tras su abandono.

“Esta zona de montaña se caracteriza por el fuerte impacto causado por la conquista romana en la organización territorial y social. Es un área que aparentemente estuvo casi despoblada durante la Edad del Hierro y que a partir de la implantación del poder de Roma experimentó una profunda transformación, ya que se abrieron decenas de nuevas explotaciones auríferas y surgió una nueva red de poblamiento”, ha explicado Currás.

El equipo de científicos realizó sondeos en esta zona para secuenciar cronológicamente la evolución de las labores mineras y estudiar el impacto medioambiental de la explotación del oro.

El trabajo de campo del proyecto Avraria se va a desarrollar en España y Portugal e incluye las minas del cuadrante noroccidental de la Península Ibérica, entre ellas Las Médulas, considerada la principal explotación aurífera del Imperio Romano, y La Leitosa, ambas en León, y la de Montesfurados, en Galicia.

La investigación, que está coordinada por el grupo de Estructura Social y Territorio del Instituto de Historia del CSIC, cuenta con la participación de la Universidad de León y la Universidad de Santiago de Compostela.

Los trabajos en la sierra de O Courel han contado con la autorización de la Dirección Xeral de Patrimonio de la Xunta de Galicia y la colaboración de la Comunidad de Vecinos de San Xulián (A Rúa) y de las Comunidades de Monte Vecinal en Mancomún de Seoane do Coruel.

El proyecto Avraria está financiado por la Comunidad de Madrid en la Convocatoria de Ayudas Destinadas a la Atracción del Talento Investigador.