EFEOviedo

Cuarenta y ocho candidaturas de 17 nacionalidades optan al Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica, que se fallará el próximo miércoles, 23 de junio, de forma telemática dada la situación provocada por la pandemia.

El premio está destinado a reconocer la "labor de cultivo y perfeccionamiento de la investigación, descubrimiento y/o invención en las matemáticas, la astronomía y la astrofísica, la física, la química, las ciencias de la vida, las ciencias médicas, las ciencias de la Tierra y del espacio y las ciencias tecnológicas, así como de las disciplinas correspondientes a cada uno de dichos campos y de las técnicas relacionadas con ellas”,según recogen los estatutos de la Fundación Princesa de Asturias.

El galardón recayó el pasado año en los cuatro matemáticos cuyas investigaciones dieron soporte a la era digital -los franceses Yves Meyer y Emmanuel Candès, la belga Ingrid Daubechies y el australiano Terence Tao.

Las bioquímicas Emmanuelle Charpentier y Jennifer Doudna; los químicos Avelino Corma, Mark E. Davis y Galen D. Stucky; los físicos Peter Higgs y François Englert o los neurólogos Joseph Altman, Arturo Álvarez-Buylla y Giacomo Rizzolatti se encuentran también entre los galardonados en ediciones anteriores.

El de Investigación será el séptimo de los ocho galardones que convoca anualmente la institución que lleva el título de la heredera de la Corona en fallarse.

En esta XLI edición se han concedido ya los premios de Cooperación Internacional a la ONG Campaign for Female Education (CAMFED); Artes, a la serbia Marina Abramovic, máximo exponente de la "performance"; y Comunicación y Humanidades, a la periodista y escritora estadounidense Gloria Steinem, icono del feminismo moderno.

Además, el de Ciencias Sociales recayó en el economista indio Amartya Sen, conocido por su trabajos sobre la teoría de la elección social, el desarrollo humano y el bienestar económico; el de Deportes, en la nadadora Teresa Perales, ganadora de 26 medallas en cinco Juegos Paralímpicos, y el de Letras, en el escritor francés Emmanuel Carrère.

Cada Premio Princesa de Asturias está dotado con una escultura de Joan Miró -símbolo representativo del galardón-, un diploma acreditativo, una insignia y cincuenta mil euros.

La ceremonia de entrega, que el año pasado tuvo que trasladarse del Teatro Campoamor de Oviedo al Hotel de la Reconquista de la capital asturiana para adaptarse a un formato más reducido y sin público por la pandemia, se celebrará, como es tradicional, en el mes de octubre.