EFEMadrid

El Ministerio de Ciencia e Innovación ha admitido la dimisión del director del Instituto Español de Oceanografía (IEO), Eduardo Balguerías, después de que se dieran a conocer problemas en la gestión de este organismo.

El subdirector general de investigación del IEO, Rafael González-Quirós, será el encargado de dirigir en funciones este organismo público de investigación hasta el nombramiento de un nuevo titular, ha informado este viernes el Ministerio en una nota de prensa.

Este departamento, "consciente de los problemas de gestión que está atravesando el IEO", ha decidido, entre otras acciones, crear un grupo de trabajo en el que se integrarán científicos y gestores tanto del IEO como externos.

Su misión será elaborar en el plazo de dos meses un informe de la situación y proponer las medidas necesarias para la "recuperación total" del IEO, según las mismas fuentes, que detallan que este grupo será dirigido por el secretario general de Investigación, Rafael Rodrigo.

Al mismo tiempo, el Ministerio, a través de sus órganos competentes, analizará la situación a corto y medio plazo del IEO "para garantizar que los proyectos de investigación tengan la continuidad necesaria".

"Con estas medidas se pretende que el IEO siga manteniendo el alto nivel de investigación y de prestación de servicios técnicos, tanto a España como a Europa, que ha caracterizado al instituto y que ha consolidado su visibilidad y prestigio", afirma el departamento que dirige Pedro Duque.

El Ministerio ha mantenido diversas reuniones con los directores de los centros oceanográficos del IEO y de distintos estamentos, quienes han aceptado el plan de actuación propuesto.

El propio Duque ya adelantó ayer en una comparecencia en el Congreso de los Diputados que su Ministerio había pedido información al IEO y que estaba estudiando su situación al detectar dentro de este organismo autónomo "algo de deficiencia" en la gestión.

Problemas burocráticos

Hace unos días se conoció que el IEO tenía un problema burocrático relacionado con la compra de combustible, víveres y tripulación que podía provocar que sus buques se quedaran en puerto.

Ante esto, desde este instituto se dirigieron al Ministerio a principios de febrero para tratar de solventar el problema por la vía de urgencia, una resolución que no obstante podía tardar tres meses.

Tal y como explicó ayer el ministro, para evitar un parón, se decidió que el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) cediera combustible al IEO para que los barcos pudieran continuar su actividad, mientras se resuelve la situación.

En total, según fuentes del Ministerio, se cederán 96 000 litros de combustible por buque, que tendrán que devolver más adelante.

"Iban a tener un parón en el futuro que hemos resuelto con el traspaso de combustible del CSIC", dijo Duque. EFEfuturo