EFETarragona

Investigadores de la URV han diseñado una nanosuperficie que permite extraer "el mapa químico y molecular" de una huella dactilar, lo que servirá para detectar los compuestos con los que una persona ha estado en contacto previamente sin ningún tratamiento posterior de la muestra.

Según informa este miércoles la Universitat Rovira i Virgili (URV) de Tarragona, esta nanosuperficie se puede aplicar tanto al control de drogas como en la industria cosmética o farmacéutica, en análisis forenses o en investigación clínica.

La nueva superficie es de silicio y está formada por pilares de tamaño nanométrico cubiertos por una capa de partículas de varios nanómetros de oro, y la han creado en el grupo de investigación Laboratorio Interdisciplinario de Metabolómica de la URV, del Departamento de Ingeniería Electrónica, que forma parte también de la Plataforma Metabolómica de la Universidad y del CIBERDEM.

Este grupo se especializa en espectrometría de masas de imagen para crear "mapas químicos y moleculares" de diferentes superficies, es decir, informan de los compuestos orgánicos que hay en una muestra y dónde están localizados.

Como en un DNI

Los autores de la investigación, cuyos resultados ha publicado recientemente la revista 'ACS Nano', han diseñado esta superficie especial de silicio sobre la cual se pueden imprimir muestras de huellas digitales y tejidos animales o vegetales.

En el caso de la huella, basta con estampar el dedo sobre la superficie, del mismo modo que en el momento de hacerse el DNI.

De esta manera, las moléculas de la piel del dedo quedan adheridas a la superficie nanoestructurada y después se puede determinar el mapa molecular de la huella dactilar, sin ningún tratamiento posterior de la muestra.

En su investigación, han podido detectar, por ejemplo, las ceras de la piel, el ácido láctico que segregan las glándulas de la piel, algunas moléculas alrededor de las glándulas del sudor, etc.

En este tipo de investigación se puede saber si una molécula determinada está en el lugar de un tejido y se podrían detectar también compuestos que la persona haya tocado previamente.

Una de las ventajas de esta superficie es que se puede modificar mediante enlaces de las partículas de oro con otras moléculas para hacer que la superficie sea selectiva solo a un tipo determinado de compuestos que interesen.

Otra de las características importantes es que para producir estas superficies no se utilizan productos químicos peligrosos ni solventes orgánicos.

Además, las superficies son muy estables en el tiempo, no se degradan y las muestras se pueden guardar sin problemas.

Utilidad en diversos campos

Esta nanosuperfície puede tener utilidad en diversos tipos de industrias, como en la cosmética o farmacéutica, en análisis forenses, o en investigación clínica, utilizando técnicas de espectrometría de masas.

No obstante, según los investigadores, una de las aportaciones más interesantes se encuentra en la industria farmacéutica, que puede utilizar esta técnica para conocer si un determinado compuesto presente en un medicamento ha llegado al tejido deseado.

Además, algunos medicamentos y drogas cuando se metabolizan excretan por el sudor y se podrían detectar con una huella dactilar.

Asimismo, algunas enfermedades se pueden diagnosticar por los compuestos que excretamos por el sudor como, por ejemplo, la concentración de glucosa, por lo que sería útil para diagnosticar la diabetes.

En cuanto a la industria cosmética, el uso de esta nanosuperficie permitiría conocer, por ejemplo, qué residuos dejan los productos cosméticos en la piel: cuáles quedan en la superficie y cuáles se absorben.

En lo referente a la medicina legal y forense, la ventaja de esta técnica, por lo que respecta al control de drogas, radica en que una huella dactilar no se puede adulterar ni manipular, por lo que en el momento en que alguien deja su huella dactilar marcada sobre la nanosuperficie, los compuestos químicos detectados encima están directamente relacionados con su identidad y la muestra puede conservarse mucho tiempo sin que sufra modificaciones. EFEfuturo