EFEMadrid

El nuevo acuerdo para el "brexit" que fija la salida del Reino Unido de la UE a finales de enero ha prolongado también la incertidumbre que tienen los cientos de científicos españoles que trabajan en las islas.

Así lo han expresado hoy los responsables del Sociedad de Científicos Españoles en Reino Unido (CERU), que ha reunido en la sede de la Fundación Ramón Areces en Madrid a numerosos investigadores en la jornada "Ciencia UK19", centrada en gran parte en la situación laboral de los investigadores españoles que desempeñan allí su labor.

A pesar del acuerdo alcanzado para la salida del Reino Unido, la presidenta de CERU y doctora en Biología Molecular por la Universidad de Leeds, Rocío Gaudioso, ha afirmado que "lamentablemente" la comunidad científica española no se encuentra en una situación mucho más clara que hace un año.

Gaudioso ha subrayado durante el acto que “el sistema de investigación británico es tremendamente maduro y dinámico y atrae talento internacional desde todos los rincones del planeta", por lo que ha pedido que las relaciones en materia de ciencia sean "lo más cercanas posibles una vez se formalice el brexit para no desfavorecer a la comunidad científica".

Existen numeras colaboraciones entre investigadores españoles y británicos, ya que el Reino Unido es el socio "favorito" de España a la hora de colaborar y publicar internacionalmente, ha destacado la responsable de CERU.

Una cuarta parte del sistema de financiación de la investigación y la innovación británica procede de la Unión Europea, según los datos expuestos durante la jornada, y los investigadores han incidido en la importancia por lo tanto de mantener una situación similar tras la salida de la UE.

Una encuesta previa divulgada por la CERU señalaba que, en la actualidad, solo el 70 por ciento de los miembros de esta misma organización se mudaría al Reino Unido, debido a las dificultades que podrían encontrar con el "brexit".

La salida del Reino Unidos de la UE ha provocado ya la reubicación en Ámsterdam de la Agencia Europea del Medicamento (hasta ahora en Londres) o la retirada del país del Proyecto Galileo, financiado por la UE, y ha tenido también consecuencias sobre el programa Erasmus+, para el que ya se ha empezado a desaconsejar la elección del Reino Unido como destino.

La CERU ha apostado por favorecer las oportunidades de movilidad entre ambos países y llevar a cabo un programa de estancias entre 3 y 6 meses con el objetivo de "plantar la semilla de futuras colaboraciones que puedan extenderse en el tiempo", ha señalado su presidenta en declaraciones a EFE.

En esta jornada también se han abordado temas como el diferente modelo de financiación en el Reino Unido, tanto de organismos públicos como privados, así como los requisitos de las ayudas y los criterios para acceder a ellas. EFE