EFEAlicante

El ascenso del nivel del mar durante el Mesolítico y el Neolítico tuvo un impacto "dramático" para las comunidades de cazadores recolectores que habitaban en la costa del Mediterráneo y que, hasta ese momento, se aprovechaban de las llanuras litorales y de pequeñas lagunas para la recolección de moluscos y para realizar labores de pesca.

Así lo recoge un estudio realizado por el investigador adscrito al Instituto Universitario de Investigación en Arqueología y Patrimonio Histórico de la Universidad de Alicante (UA) Javier Fernández López de Pablo y por la investigadora del Centro Nacional para la Investigación Científica (CNRS) de Francia Elodie Brisset, publicado en la revista científica Journal of Maps.

Según ha explicado el centro universitario alicantino, el estudio se ha efectuado en el entorno del Parque Natural del Marjal de Pego-Oliva, entre Valencia y Alicante, y revela cómo el ascenso del nivel del mar impactó en los grupos humanos que habitaron esta zona de la costa mediterránea.

El investigador alicantino ha señalado que durante el Mesolítico, "los grupos humanos que habitaban este sector del arco Mediterráneo peninsular explotaron de manera sistemática las lagunas costeras para la recolección de moluscos y para la pesca, mientras que las llanuras litorales fueron utilizadas como territorios de caza".

Así, la subida del nivel del mar tuvo "un impacto dramático" para estas comunidades de cazadores recolectores, ya que "conforme la línea de costa avanzaba hacia el interior del continente, disminuía la extensión de las llanuras litorales y de las lagunas, provocando un descenso en la cantidad de recursos disponibles en estos ecosistemas".

El estudio apunta que durante la etapa del Holoceno estas transformaciones pudieron ser apreciadas a escalas temporales de generaciones (25 años): "En esta zona, estimamos que la línea de costa se desplazó hacia el interior a una velocidad de 140 metros cada 50 años, lo que significa que estos cambios fueron perceptibles a lo largo de la vida de una persona", ha concluido López de Pablo.

La investigación ha permitido cartografiar diferentes estadios del proceso de inundación de las llanuras litorales, entre hace 9000 y 7300 años, que modificó radicalmente la configuración de la línea costa y de los biotopos.

Para ello, el estudio integra recientes trabajos sedimentológicos, dataciones de carbono 14 sobre sedimentos lagunares y datos batimétricos de la plataforma continental, una información con la que los investigadores han producido detallados modelos digitales del terreno, reconstruyendo la posición de la línea de costa y de las lagunas costeras a lo largo del tiempo. EFE

crn/crf