EFEBarcelona

El Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua (IDAEA-CSIC) de Barcelona y la Universidad de Helsinki (UHEL) coordinan un proyecto para instalar medidores de la calidad del aire y su afectación a la salud humana en nueve ciudades europeas, entre ellas Barcelona, dentro del programa RI-URBANOS.

Según ha informado el CSIC, el proyecto acaba de recibir 8 millones de euros de la Comisión Europea para comenzar ya los trabajos, que lideran Xavier Querol (IDAEA-CSIC), y Tuuka Petäjää (UHEL).

El programa RI-URBANOS reúne a once ciudades y veintiocho socios de toda Europa con el objetivo de mejorar el monitoreo de la calidad del aire en ciudades y zonas industriales.

"Esta es una oportunidad de oro para aplicar la investigación sobre la calidad del aire, tanto en sus efectos sobre la salud humana como en las políticas rentables para reducir la contaminación atmosférica, tanto de los contaminantes atmosféricos convencionales como los que no están regulados", ha declarado Xavier Querol.

Para llevar a cabo su estrategia, RI-URBANOS se centrará en las nanopartículas ambientales y el material particulado atmosférico, sus tamaños, constituyentes, fuentes y precursores gaseosos.

El proyecto evaluará parámetros nuevos de calidad del aire, sus fuentes y sus efectos sanitarios asociados, para demostrar el valor añadido de la implementación de estos servicios a nivel europeo.

El proyecto se implementará en pruebas piloto que se instalarán en Atenas, Barcelona, ??Birmingham, Bucarest, Helsinki, Milán-Bolonia, París, Rotterdam-Amsterdam y Zurich.

Según los investigadores, las pruebas piloto permitirán demostrar que estas soluciones mejoran los sistemas de monitorización de la calidad del aire y la evaluación de la exposición humana.