EFEToledo

El grupo de Neuroprotección Molecular del Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo ha demostrado cómo pequeñas moléculas de ARN pueden controlar la multiplicación del SARS-CoV-2, pudiendo emplearlas como terapia para el tratamiento de la covid-19.

Según ha informado la Consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha en un comunicado de prensa, los científicos de este grupo, que trabajan desde hace 15 años en el desarrollo de terapias que reduzcan la muerte celular tras la lesión medular, han abordado posibles terapias para luchar contra la pandemia a través del estudio de los microARNs.

Los investigadores han empleado la tecnología bioinformática para predecir cuáles de los cientos de microARNs podrían ser capaces de unirse a regiones específicas del genoma de SARS-CoV-2 y evitar que el virus se multiplique.

"Los microARNs son pequeñas moléculas de ARN que nuestro cuerpo emplea para regular la expresión de cientos de genes y así controlar la actividad y el estado de nuestras células, así como para luchar contra las infecciones”, ha explicado la investigadora María Asunción de la Barreda.

Para ello, han considerado las principales variantes que se han ido extendiendo en el planeta, para garantizar que los microARNs seleccionados sean eficaces, incluso con las más recientes e infectivas.

La principal novedad del trabajo es que, además de los estudios teóricos basados en herramientas bioinformáticas, han aplicado técnicas bioquímicas y moleculares en distintos tipos de células humanas para comprobar si los microARNs son capaces de actuar sobre el genoma del virus sin dañar a las propias células.

Los resultados obtenidos demostraron que al menos dos microARNs, denominados hsa-miR-3941 y hsa-miR-138-5p, cumplen estos requisitos y podrían ser unos buenos candidatos para una aplicación terapéutica.

Este trabajo representa los primeros pasos en el desarrollo de una terapia en la lucha contra la covid-19, según han explicado, aunque han agregado que será necesario profundizar y, antes de pasar a los ensayos con personas, primero habrá que analizar el efecto en células infectadas con el virus completo y, más adelante, si los resultados son positivos, en animales de experimentación.

El estudio, que ha sido publicado en la revista científica International Journal of Molecular Sciences, ha contado con el apoyo del Fondo Solidario de GlobalCaja y los recursos de la Unidad de Investigación del Hospital Nacional de Parapléjicos, la Fundación del Hospital Nacional de Parapléjicos, y los fondos europeos Feder.