EFECarmen Rodríguez Madrid

El primer evento de mestizaje conocido entre poblaciones humanas antiguas se produjo hace unos 700.000 años en Eurasia, entre superarcaicos y neandersovanos, según sugiere una nueva reconstrucción de la historia evolutiva de esa región a partir de datos genéticos analizados con un nuevo software.

Un estudio encabezado por Alan Rogers, de la Universidad de Utah, (EE.UU) que publica Science Advances, analiza bajo un nuevo prisma información genética ya disponible y reconfirma además que neandertales y denisovanos se separaron antes de lo que se pensaba, hace unos 600.000 años, a mediados del Pleistoceno.

Rogers y su equipo compararon genomas de homínidos buscando patrones genéticos -como mutaciones y genes compartidos-, desarrollaron métodos estadísticos e infirieron, con el uso de un nuevo software llamado Legofit, la historia de las antiguas poblaciones humanas en Eurasia.

El primer caso de mestizaje conocido se produjo, según apuntan los datos, entre un grupo que el estudio denomina superacaicos y los neandersovanos.

El equipo estima que los superarcaicos se separaron como especie propia hace unos dos millones de años, lo que coincide con la evidencia de fósiles humanos en Eurasia de hace 1,85 millones de años, y que su población era grande, entre 20.000 y 50.000 individuos.

Neardesovanos en Europa, Denisovanos en Asia

Los neandersovanos, por su parte, son el ancestro común de neandertales, que se extendieron por Europa, y denisovanos que lo hicieron por Asia.

El estudio indica que cuando los neandersovanos llegaron a Eurasia procedentes de África hace más de 700.000 años no encontraron un continente vacío, pues allí vivían los superarcaicos con quienes se mezclaron y se produjo un flujo de genes "a comienzos del Pleistoceno medio".

Rogers dijo, en un comunicado, que este episodio de mestizaje era desconocido y que están "arrojando luz sobre un intervalo de la historia de la evolución humana que antes era totalmente oscuro".

En el estudio, este investigador emplea el término "informal" de superarcaicos para referirse a los que ya vivían en Europa, pues la población que se mezcló con los neandersovanos "pudo haber sido Homo antecessor, Homo erectus o algún otro taxón aún sin nombre", señaló a Efe.

En cualquier caso, "fueran quienes fueran los superarcaicos hay fragmentos de su ADN que viven en nosotros", aseguró.

Homo antecessor

El paleontólogo Juan Luis Arsuaga coincide con Rogers en que las opciones son varias, pero cree que al hablar de superarcaicos en realidad se trata de Homo antecessor, del que hay fósiles en Europa con antigüedades que van de 1,2 millones a 900.000 años.

Los genes de antecessor "están en la Sima de los Huesos (de Atapuerca) y los de la Sima en los neandertales y los de los neandertales en nosotros", por qué "buscarlo más lejos si lo tenemos aquí mismo", indicó Arsuaga a Efe.

El codirector del yacimiento de Atapuerca (Burgos) recordó que aún hay "un agujero" entre Homo antecessor y neandertales, pero que con esta nueva teoría podría cerrarse, aunque advierte de que es un modelo que aún debe ser sometido a crítica y discusión.

De ser así, Homo antecessor no se habría extinguido -consideró- sino que un día vio llegar a los neandersovanos, "posiblemente procedentes de África y empuñando hachas de mano de la tecnología achelense, que seguramente eran más numerosos y con los que de alguna forma se fundieron o fueron absorbidos".

Por otra parte, el estudio también propone que hubo tres olas de migración humana hacia Eurasia: la primera hace casi dos millones de años, cuando los superarcaicos llegaron a la zona y se expandieron en una gran población.

La segunda hace 700.000 años fue la de los neandersovanos, que "rápidamente se mezclaron con los descendientes de los superarcaicos" y la última la de los humanos modernos, hace 50.000 años, de los que se sabe que en Eurasia se cruzaron con otros humanos antiguos, incluidos los neandertales. EFE