EFEMadrid

El 22 de abril de 1920 se creó y se definió el primer título superior de Ingeniería en el ámbito de las entonces incipientes tecnologías de la información y las comunicaciones, y su primera promoción se formó en la Escuela General de Telegrafía.

Este centro, fundado en 1913, supuso el antecedente de la actual Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Telecomunicación de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM).

Problemas arduos de la telecomunicación

El Real Decreto publicado en la Gaceta de Madrid hace cien años justificaba la creación de una nueva titulación por la necesidad de disponer de "funcionarios de alto nivel científico capaces de estudiar, plantear y resolver los más arduos problemas de la telecomunicación", recuerda en una nota la UPM.

En el documento se aseguraba que el grado superior estaba constituido por el estudio de todas las materias "indispensables para el completo conocimiento de la telecomunicación, para el de los métodos y sistemas que puedan inventarse y para realizar trabajos de investigación sin más límites que los que imponga en cada momento la ciencia misma".  

Como en todas las ramas de la ingeniería en España, la titulación nació en el entorno de los cuerpos de funcionarios de la Administración; sin embargo, desde el primer momento, sus titulados ampliaron su ámbito de actividad a un sector industrial siempre innovador y en crecimiento constante.Y es que, a partir de los años 50 la economía española demandaba un mayor número de técnicos y las enseñanzas de ingeniería sufren un cambio radical con la Ley de Ordenación de las Enseñanzas Técnicas de 1957, que establece la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Telecomunicación.

En 1964, a Moncloa

La Escuela se trasladará en 1964 a la ciudad universitaria en Moncloa y pocos años después, en 1971, se incorpora con el resto de escuelas de ingeniería a la recién creada UPM.

Unos años más tarde, en 1967, se constituye el Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicación, que consolida esta titulación como una nueva profesión regulada.

Ya en los 70, se propició una renovación de los planes de estudio con la introducción de la electrónica de estado sólido y, posteriormente, la telemática y el proceso de señal; convirtiendo a los "telecos" en los protagonistas de la digitalización de las infraestructuras de nuestro país, subraya la UPM.

Tiempos de coronavirus

En el momento actual, marcado por el coronavirus, se ha puesto de manifiesto la importancia de las telecomunicaciones, cuyas infraestructuras y servicios permiten coordinar todos los esfuerzos de los que luchan en primera línea de la pandemia, apunta la universidad.

Además, permiten mantener las actividades económicas mediante el teletrabajo o atenuar los efectos del aislamiento producido por la cuarentena.

La crisis de la COVID-19 ha hecho que la UPM traslade a otoño los actos de celebración de este centenario. EFEfuturo