EFEMadrid

El Gobierno ha decidido aumentar, hasta los 1.543 millones de euros, la aportación española a la Agencia Europea del Espacio (ESA) para el periodo 2020-2026.

El incremento de la cantidad que España aportará a la ESA ronda los 587 millones de euros sobre las cifras inicialmente previstas, según ha informado este viernes la ministra portavoz en funciones del Gobierno, Isabel Celaá, al término de la reunión del Consejo de Ministros.

Este compromiso de gasto permitirá a España desarrollar un importante tejido industrial y ganar competitividad y especialización tecnológica, ya que la ESA garantiza el retorno de estas contribuciones mediante contratos a las empresas de cada país, que son proporcionales a las aportaciones de cada Estado miembro, ha destacado la ministra portavoz.

Así, por cada euro invertido en la ESA, las empresas españolas obtienen 2,1 euros en contratos, ha señalado Celaá, quien ha recordado que los próximos 27 y 28 de noviembre tendrá lugar en Sevilla el Consejo Ministerial de la ESA, donde se aprobarán los nuevos compromisos de gasto de cada uno de los Estados miembros.

Por debajo del resto de países

El Ministerio de Ciencia ha señalado en una nota de prensa tras el Consejo que la inversión de España en la Agencia Europea del Espacio ha estado en los últimos años por debajo del resto de países líderes en el sector espacial y por debajo también del peso económico relativo de España en la organización conforme a su PIB.

La nueva propuesta implica un incremento "para poder mantener y consolidar la participación estratégica de las empresas españolas en el sector espacial europeo", ha destacado el departamento que dirige Pedro Duque.

El Consejo de Ministros ya aprobó el pasado 26 de abril elevar el techo de gasto en la ESA hasta 260 millones de euros anuales para el periodo 2020-2026, lo que supondría participar de acuerdo al nivel económico relativo de España (7,12%).

La contribución a los programas de la ESA tiene garantías de retorno geográfico, ha destacado el Ministerio, y ha recordado que la ESA adjudica contratos de alta tecnología a las empresas de cada país en la misma proporción en la que el país invierte en este organismo.

Además, los programas de la Agencia Europea del Espacio permiten a las empresas desarrollar tecnologías con las que mejorar su competitividad para acceder a otros mercados, tanto públicos como comerciales (como lanzadores o satélites de observación de la tierra y de telecomunicaciones).

España forma parte del reducido grupo de países con capacidad de fabricación de satélites, y durante los últimos años ha protagonizado varios hitos, entre ellos dispone de un programa propio de satélites de observación de la tierra, con uno enfocado a aplicaciones civiles ("Ingenio") con fecha de lanzamiento prevista en 2020, y otro orientado a seguridad y defensa ("Paz") lanzado en 2018.

Además, España participa como líder de un contrato para liderar una misión espacial de la ESA (la misión "Proba"-3") en la que participan 12 países europeos, ganó por primera vez un concurso internacional para un satélite ("Cheops") frente a ofertas competidoras de Reino Unido, Italia y Bélgica. El lanzamiento se prevé a final de 2019, y lidera el Centro de Control del Programa Galileo. EFE