EFELondres

Siete planetas del tamaño de la Tierra orbitan el llamado sistema TRAPPIST-1 en una armonía casi perfecta, que investigadores estadounidenses y europeos han empleado para determinar la cantidad de "abuso físico" que estos podrían haber soportado en su formación, según un estudio difundido hoy.

"Después de que se formaran los planetas rocosos, alguna materia se golpeó contra ellos", indica el astrofísico Sean Raymond, de la Universidad de Bordeaux (Francia).