EFEBerlín

El Premio Nobel de Literatura Peter Handke reaccionó este viernes en Estocolmo a preguntas sobre su controvertida posición durante la guerra de Yugoslavia diciendo que prefería un rollo de papel higiénico que alguien le había enviado anónimamente a esos interrogantes "vacíos".

"Prefiero el papel higiénico, cartas anónimas acompañadas de papel higiénico a sus preguntas vacías", le dijo Handke a un grupo de periodistas al preguntarle por la matanza de Srebrenica (1995).

Cuando le fue formulada la pregunta, Handke sacó una carta, escrita en inglés y acompañada de papel higiénico, en la que se le acusaba de ignorar los hechos y se le comparaba con el presidente de EEUU, Donald Trump.

El escritor austríaco agregó que, además de esa carta, había recibido otras muy cálidas de lectores y que la que había leído era la única que se refería al tema que más parece interesar a los medios de comunicación.

El escritor austríaco también se negó en otro momento de la conferencia de prensa a presentar su versión sobre lo ocurrido en Yugoslavia.

"Es una larga historia y creo que este no es el momento de volver a contarla", dijo.

Interrogado acerca de si había cambiado su opinión sobre el conflicto de los Balcanes, Handke dijo que nunca había tenido una opinión y que odiaba todas las opiniones.

"Me gusta la literatura, no las opiniones", dijo.

Interrogado acerca de una posible reconciliación en Bosnia, Handke dijo que a veces soñaba con encontrar una madre que hubiera perdido dos hijos en la guerra, uno del lado musulmán y otro del lado serbio, pero que un amigo de la región le había advertido de que de momento no era conveniente realizar esa idea.

Cuestionado por las manifestaciones en su contra que se esperan el martes próximo, cuando recibirá el Nobel en una ceremonia en Estocolmo, Handke dijo que en el pasado había intentado hablar con personas que protestaban en su contra pero que tuvo que aceptar que el diálogo no era posible.

Desde que se anunció el Premio Nobel para Handke ha habido un debate en torno a su posición durante la guerra de Yugoslavia, ya que se le acusa de haber minimizado los crímenes serbios y de haber rendido un homenaje al expresidente serbio Slobodan Milosevic al asistir a su entierro.

El exsecretario permanente de la Academia Sueca, Peter Englund, anunció que no asistirá a ninguno de los actos de la semana Nobel porque por su parte sería una hipocresía celebrar el premio para Handke.