EFEMadrid

Un equipo de investigadores españoles ha logrado identificar la causa de los tumores cerebrales pediátricos en pequeños fragmentos del ácido ribonucleico (ARN) que son fundamentales para el correcto desarrollo embrionario del cerebro.

La pérdida temprana de esos pequeños fragmentos del ARN (denominados micro RNAS Let-7) cambia significativamente la biología de las células progenitoras neurales, que adquieren unas propiedades y un comportamiento expansivo característicos del desarrollo de los tumores cerebrales de la infancia.

El trabajo ha sido liderado por el laboratorio del doctor Víctor Borrell, del Instituto de Neurociencias en Alicante (UMH-CSIC), que ha descubierto que los "micro ARNs" (miRNAs) juegan un papel fundamental y hasta ahora desconocido en el desarrollo temprano del cerebro.

El trabajo, cuyos resultados se han publicado en la revista internacional "The EMBO Journal", ha demostrado la relevancia que desempeñan los "miRNAs" en el desarrollo embrionario del cerebro y las potenciales implicaciones en el cáncer cerebral pediátrico.

Etapas más tempranas

Los investigadores han demostrado que esos pequeños fragmentos del ARN son mucho más importantes para el desarrollo cerebral de lo que se sospechaba, pero también que lo son en etapas mucho más tempranas de lo admitido hasta ahora.

La pérdida temprana de esos "miRNAs" conlleva mucha muerte celular, como ya habían notificado trabajos previos, y provoca que cambie significativamente la proliferación y el linaje de las células progenitoras neurales.

Estas células pasan, han explicado los investigadores, de un proceso normal de auto-renovación y neurogénesis (formación de nuevas neuronas) a otro completamente anómalo de pérdida de adhesión y expansión celular, característico del desarrollo de los tumores.

Hasta ahora se conocía poco sobre el papel que esos pequeños fragmentos del RNA desempeñan en el desarrollo temprano del telencéfalo, la región más externa y voluminosa del cerebro, que incluye a la corteza cerebral y los núcleos basales, entre otras estructuras.

El telencéfalo sustenta las funciones intelectuales más complejas, como la motivación, la planificación y la toma de decisiones, ha informado el Instituto de Neurociencias.

"Nuestros resultados sugieren una relevancia general de la desregulación de los miRNAs en la aparición de malformaciones del desarrollo cerebral temprano y, potencialmente, otros tejidos, como la piel", ha explicado el doctor Borrell.

Y ha observado que los nuevos hallazgos respaldan la idea de que los "miRNAs" se pueden usar como una estrategia terapéutica para la intervención genética de la enfermedad oncogénica pediátrica.