EFEMadrid

La pandemia de covid-19 ha provocado una reducción de la esperanza de vida al nacer de 0,9 años -de diez a once meses-, con los retrocesos más importantes por comunidades autónomas en Madrid, Castilla-La Mancha y Cataluña, según un estudio publicado por la revista Plos One.

El investigador Sergi Trias-Llimós del Centro de Estudios Demográficos y firmante del estudio estima que son "números muy grandes y preocupantes".

En España, indica a Efe, no se observaban caídas en la esperanza de vida de más de un año, como se ve en algunas comunidades autónomas, "desde antes de 1950 o casi desde la Guerra Civil", ya que se trata de un indicador muy estable que va creciendo poco a poco.

Grandes diferencias entre Comunidades

A nivel nacional, la caída de la esperanza de vida se sitúa en 0,9 años, pero hay grandes diferencias entre comunidades autónomas, señala el informe, que ha extraído los datos del Sistema de Monitorización de la Mortalidad diaria del Instituto de Salud Carlos III.

El estudio compara los datos de mortalidad de todo 2019 con el periodo que va desde julio de 2019 a julio de 2020, pues como explica el autor principal no querían hacer simulaciones para la segunda parte de este año, sino usar solo los existentes.

La investigación ofrece cifras de la caída de la esperanza de vida al nacer divididos por hombres y mujeres.

Madrid, donde más baja, Canarias donde menos

En Madrid, el descenso es de 2,8 años para los hombres y 2,1  para las mujeres; en Castilla-La Mancha se sitúa en 2,1 para hombres y 1,9 para mujeres.

Las otras dos comunidades con los descensos más significativos son Cataluña (1,5 años tanto para hombres como mujeres); Castilla y León (1,1 para hombres y 1,2 para mujeres) y Navarra (1,1 y 1 respectivamente).

En el lado opuesto de la tabla, Cantabria es la región con una menor pérdida, de 0,4 años para los hombres y sin cambios para las mujeres.

En las Islas Canarias y Galicia no se refleja pérdida de esperanza de vida para los hombres, mientras que para las mujeres es de 0,2 y 0,3 respectivamente.

Al emplear datos de mortalidad total, Trias-Llimós señala que "teóricamente puede haber otros factores" que no sean el coronavirus, aunque como "no ha habido otros impactos grandes en los meses que hemos analizado, los atribuimos todos, directa o indirectamente a la covid".

Descenso semanal

El investigador detalla que los números abarcan hasta el pasado julio, pero considera que el año que viene, cuando se tengan las cifras totales de 2019 y 2020, "veremos que la esperanza de vida habrá caído un poco más", ya que en estos momentos se están produciendo también excesos de mortalidad por la segunda ola.

El estudio también incluye el descenso de la esperanza de vida por semanas, aunque en general esta se mida por años. En ese caso se observa que la mayor reducción de esperanza de vida se produjo las semanas de primeros de marzo hasta principios de mayo.

Esta caída fue particularmente significativa del 23 de marzo al 5 de abril, con disminuciones semanales a nivel nacional de 6,1 a 7,6 años, e incluso pérdidas regionales de hasta 15 años en la Comunidad de Madrid. EFE