EFEMadrid

El genoma, "el manual de instrucciones de una persona", contiene la información necesaria para curar el cáncer: esa información "está ahí, escondida" pero para encontrarla es esencial que los equipos de investigación no solo incluyan oncólogos sino también expertos en matemáticas, física, informática o biomedicina.

El mejor ejemplo de estas afirmación es quien la hace: Raúl Rabadán, investigador y físico teórico de la Universidad de Columbia, donde dirige un laboratorio interdisciplinar que cuenta con matemáticos, físicos, informáticos, ingenieros y médicos para estudiar enfermedades como el cáncer a través de modelos computacionales.

Con motivo del Día Mundial de la Investigación en Cáncer que se celebra este martes, Rabadán ha participado en una jornada organizada por el Centro Internacional de Investigaciones Científicas (CNIO), a la que han asistido la directora del centro, María Blasco, y la secretaria de Estado de Ciencia, Innovación y Universidades, Ángeles Heras, entre otros.

En su conferencia magistral, dedicada a la revolución genómica del cáncer, Rabadán ha explicado que esta enfermedad es una de más complejas que existen y que durante más de un siglo los científicos han intentado desvelar su origen y su comportamiento biológico.

"Hoy sabemos que el cáncer es la enfermedad del genoma y gracias a las nuevas tecnologías genómicas ya podemos leerlo y reconstruirlo" pero eso genera un gran volumen de datos "y necesitamos gente que interprete esos datos "porque el genoma es el libro de instrucciones de un individuo o de un cáncer y la respuesta está ahí pero tenemos todavía no sabemos leerlo entero: "no sabemos dónde está escondida esa información".

Por eso, se necesita gente "con distintas ideas y distintas trayectorias científicas" que sean capaces de leer esos procesos, solo entonces "podremos investigar cómo evolucionan los tumores, cuál es la causa de las mutaciones que originan el cáncer, cómo se diferencian las distintas secciones de un tumor, porqué unos pacientes con un mismo tipo de cáncer responden a una terapia y otros no, o cómo funciona el sistema inmune en cada paciente".

Estas son la clase de preguntas que se hacen cada día los miembros del equipo de Rabadán, "un grupo de gente con un 'background' muy variado que juntos "están desarrollando tecnología para poder estudiar este tipo de cosas", describe Rabadán.

Y es que el cáncer involucra a un gran número de factores que hay que tener en cuenta si se quiere desarrollar una medicina personalizada y de precisión adecuada para cada caso: "La investigación del cáncer ha entrado en la era del big data y la convergence science (ciencia convegente)", concluye el investigador.

Retos pendientes de la investigación

Por su parte, María Blasco (CNIO) ha recordado que la investigación del cáncer comenzó con el presidente estadounidense Richard Nixon quien hace casi cincuenta años creó el Instituto Nacional del Cáncer que dio paso a la investigación en todo el mundo.

"Desde entonces se ha desarrollado la quimioterapia, la terapia oncogénica y últimamente la inmunoterapia" pero queda mucho por hacer en la investigación oncológica, ha advertido Blasco.

La científica ha recordado que los principales retos de la investigación en cáncer son la resistencia a los tratamientos, que hoy en día es uno de los campos "más activos"; la complejidad del cáncer, porque "no hay dos iguales"; el 'ecosistema' que rodea al tumor y que es esencial de entender, y la metástasis, que "a día de hoy es la principal causa de muerte por cáncer", ha concluido. EFE