EFEMadrid

El estudio de la primera pluma fósil hallada jamás ha permitido confirmar que perteneció al emblemático Archaeopteryx, un planeador que vivió en el Jurásico, hace unos 150 millones de años, y que está situado entre los dinosaurios y las aves.

La pluma, descubierta y descrita en 1869 por el alemán Christian Erich Hermann von Meyer, siempre se había considerado que era de una especie diferente.

Sin embargo, la investigación publicada hoy en Scientific Reports sostiene que el fósil del Jurásico coincide con un tipo de pluma de ala llamada 'cubierta primaria' que se superpone a las plumas primarias y ayuda a las aves a impulsarse por el aire.

El equipo de científicos, dirigido por la Universidad estadounidense de Florida del Sur, comparó las características de la pluma con otros datos de aves modernas, y analizó los trece esqueletos fósiles conocidos de Archaeopteryx, tres ellos con coberturas primarias bien conservadas.

En la investigación, descubrieron que en la superficie superior de un ala de Archaeopteryx hay coberturas primarias "idénticas" a la pluma fósil, tanto en tamaño como en forma.

Además, la pluma fósil también se encontró en el mismo yacimiento en el que se descubrieron cuatro esqueletos de Archaeopteryx.

El final de un debate de 159 años

"En los últimos 159 años, se ha debatido sobre si esta pluma pertenece o no a la misma especie que los esqueletos de Archaeopteryx, así como sobre el lugar del cuerpo del que procede y su color original", explica Ryan Carney, profesor asistente de biología integrativa en la USF y autor principal del estudio.

"Gracias a una labor científica detectivesca que combinó nuevas técnicas con viejos fósiles y literatura científica, fuimos capaces de resolver finalmente estos misterios centenarios".

Usando un microscopio electrónico, los investigadores determinaron que la pluma pertenecía al ala izquierda, y también detectaron melanosomas, es decir, estructuras de pigmentos microscópicos.

Después de reconstruir el color, encontraron que la pluma era completamente negra mate, no blanca y negra como estudios previos habían apuntado.