EFEMadrid

Más de una quincena de grupos, colectivos y sindicatos, como parte de la “Coordinadora Marea Roja de la investigación”, que han anunciado su refundación, exigen situar la ciencia como palanca clave para la reconstrucción con mayores recursos y menos precariedad laboral del personal investigador.

El movimiento, que se viene movilizando desde hace años en defensa de iniciativas como un pacto por la ciencia, se refuerza ahora con más integrantes, hasta un total de 14 asociaciones, en su mayoría de investigadores pre y posdoctorales, así como sindicatos (CCOO, USO) y entidades como la Asociación Española para el Avance de la Ciencia.

En un manifiesto publicado por la "Coordinadora Marea Roja de la investigación", se hace un llamamiento a la sociedad para que asuma un mayor protagonismo en la reivindicación de garantizar el papel clave de la ciencia en el proceso de "reconstrucción" del país tras la pandemia del coronavirus.

Marea contra los recortes

Marea Roja se creó en 2013 en el contexto de los movimientos sociales que, como en otros sectores (educación y sanidad) apostaron por una defensa de los servicios públicos frente a los recortes tras la crisis de 2008.

Desde entonces, se ha intervenido en sucesivas movilizaciones por un Pacto por la Ciencia, la Carta por la Ciencia o la Marcha por la Ciencia, para recuperar recursos humanos y financieros en el sector, para la modificación de los sistemas de gestión frente a la burocratización y la reducción de la precariedad entre el personal de investigación.

 Entre los trabajadores del sector de la ciencia en España el 40 por ciento está "en una situación laboral precaria”, ha advertido hoy en declaraciones a Efe Emilio Criado, vocal de CCOO en el Consejo Asesor de Ciencia y Tecnología del Ministerio, que asesora al Gobierno en temas de investigación.

Ha añadido que la ciencia tiene que ser “determinante” en la recuperación del país, con "un protagonismo" que inspire el nuevo desarrollo económico del que “todos hablan pero nadie precisa cómo se hará".

 También desde la Coordinadora, Ernesto Nungesser advierte de que “estaremos vigilantes para que se reconozca la importancia de la investigación en la sociedad”, en este momento aún más complicado tras la pandemia.

La Covid y el sistema de ciencia

  La COVID-19 ha demostrado “la fragilidad de nuestro sistema científico, el pequeño tamaño y envejecimiento de sus grupos de investigación, la ausencia de un marco estable de integración del personal investigador en el sector sanitario y la debilidad de sus relaciones con el entorno económico y social”, según el manifiesto.

 “La ciencia y la sociedad española no han estado en las condiciones deseadas para la búsqueda y producción de una vacuna como pieza clave para superar la pandemia”, continúa.

Por otra parte, en otra nota de prensa, también hoy, la Federación de Jóvenes Investigadores FJI/Precarios denuncia “que continúa la tomadura de pelo“ en relación con el ansiado Estatuto del Personal Investigador Predoctoral en Formación, desarrollado con "un sexenio de retraso", y exige "la aplicación inmediata de la subida salarial, de manera retroactiva" para el personal investigador. EFE