El primer estudio multicéntrico sobre malaria en mujeres embarazadas en zonas endémicas fuera de África, liderado por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), ha revelado que hay muchas mujeres en cinta infectadas de malaria por "Plasmodium vivax" que no desarrollan síntomas pero que son un reservorio del parásito.

El estudio, que publica la revista Plos Neglected Tropical Diseases, ha evaluado la carga y el impacto de malaria por 'P. vivax' en casi 10.000 mujeres embarazadas que acudieron entre 2008 y 2011 a clínicas de atención antenatal en cinco países endémicos: Colombia, Guatemala, Brasil, India y Papúa Nueva Guinea, y a las que se les hizo seguimiento durante todo el embarazo hasta el momento del parto.

Según ha explicado la médica investigadora de ISGlobal y primera autora del estudio, Azucena Bardají, los resultados de la investigación ayudarán a guiar programas de salud materna y actividades de eliminación de la malaria en países endémicos.

Los resultados indican que las infecciones sintomáticas tienen un impacto negativo sobre la salud materna, que a su vez pueden tener un efecto perjudicial en el recién nacido y revelan que, en algunas áreas, hay un número elevado de mujeres infectadas pero sin síntomas que podrían servir como reservorio del parásito.

Poco se sabe de la malaria durante el embarazo

Fuera de África, Plasmodium vivax es el parásito de la malaria predominante y se calcula que más de un tercio de la población mundial está en riesgo de contraer la infección.

Según Bardají, a pesar de que cada año 90 millones de mujeres embarazadas están expuestas al parásito, se sabe poco del impacto de la infección por P. vivax durante el embarazo.

El mosquito Anopheles, transmisor de la malaria. Crédit: Anders Lindström/SVA

Ello contrasta con la amplia evidencia que existe en África subsahariana sobre el efecto de la infección por Plasmodium falciparum durante el embarazo, que muestra que las mujeres embarazadas están en mayor riesgo de contraer la infección por este parásito y que la infección tiene un impacto negativo en la salud del niño y de la madre.

En este estudio, los investigadores realizaron un estudio multicéntrico, en el marco del proyecto PregVax, para estimar la prevalencia e incidencia de infección por P. vivax en mujeres embarazadas y evaluar el impacto de la misma sobre la salud materna y del bebé.

La infección por el parásito en las casi 10.000 mujeres embarazadas se determinó por microscopía y por métodos moleculares (amplificación del ADN del parásito por la técnica de PCR).

Los resultados muestran que la proporción de mujeres con infecciones detectables por microscopía fue baja en los diferentes países (por debajo del 2%), pero la frecuencia de infecciones submicroscópicas (detectables solo por PCR) fue sorprendentemente alta en algunas regiones, hasta el 18% en Guatemala.

Riesgo de anemia

Los resultados también muestran que las mujeres que presentan síntomas de malaria tienen un mayor riesgo de desarrollar anemia, lo cual puede tener un impacto negativo sobre la salud del bebé.

"Los resultados también indican que las herramientas de diagnóstico comúnmente utilizadas no son suficientemente sensibles para detectar infecciones subclínicas", ha añadido Clara Menéndez, profesora de investigación en ISGlobal y coordinadora del estudio.

Según Menéndez, "esto es particularmente relevante para futuras actividades de control y vigilancia en países que están avanzando hacia la eliminación de la enfermedad". Efefuturo