EFEMadrid

Un grupo de científicos ha puesto en marcha la red ALBA para trabajar por la diversidad e igualdad en la neurociencia porque, a pesar de los importantes progresos realizados en los últimos años, las investigadoras, entre otros, siguen estando "muy infrarrepresentadas" en este campo y en la ciencia en general.

La iniciativa ha sido promovida por la Federación Europea de Sociedades Neurocientíficas (FENS), liderada por la española Carmen Sandi, con el objetivo terminar con las desigualdades que aún persisten en ciencia, donde "la neurociencia no es una excepción".

Según datos de la Unesco, las mujeres representan menos del 30% de los investigadores en el mundo y, aunque ha mejorado el equilibrio en doctorados, "persisten desigualdades notables en lo que respecta a la promoción profesional y a la participación en la toma de decisiones académicas".

Para abordar esta cuestión, y en términos generales promover la igualdad y la diversidad en la neurociencia, un grupo de destacados investigadores -entre los que figuran algunos hombres- ha fundado la Red ALBA, detalla la FENS en una nota de prensa.

Red ALBA: contrarrestar los prejuicios

Entre los objetivos de ALBA, promover mejores prácticas para contrarrestar los prejuicios, reconocer las contribuciones destacadas a la ciencia y a la diversidad y promover oportunidades de trabajo en red y de tutoría para promocionar las carreras.

Todo ello se hará, entre otros, poniendo a disposición y de manera centralizada datos sobre el sesgo y la subrepresentación de las mujeres e implementando estrategias efectivas para contrarrestarlos; con la organización de eventos; creando una comunidad de mentores y destacando historias de éxito para crear modelos.

La meta, resume Sandi, es crear una red para ayudar a todos los neurocientíficos a que tengan las mismas oportunidades.

Esta iniciativa está apoyada, además de por la FENS, por la Organización Internacional para la Investigación del Cerebro (IBRO) y por la Sociedad de Neurociencia (SfN). EFE