EFEMadrid

Una investigadora del Centro de Astrobiología CAB ha logrado reconstruir las condiciones paleoambientales de la Tierra en el final del periodo Ediacara (hace unos 570-551 millones de años).

Para entender cómo influyen los cambios ambientales en la evolución de la biología, los científicos reconstruyen las condiciones ambientales que pudieron provocar esos cambios, un método que también ayuda a los astrobiólogos a saber qué pudo suceder en otros planetas.

Eso es lo que ha hecho Fuencisla Cañadas, investigadora Marie Curie del CAB (CSIC-INTA) y para ello ha estudiado rocas ricas en materia orgánica que se encuentran en el sur de China.

Estas registran, de una manera excepcional, la perturbación del ciclo del carbono más profunda registrada en la historia de la Tierra, conocida como 'la excursión de Shuram', cuyo origen y duración aún son muy discutidos.

Los científicos siguen sin saber qué causó la excursión pero creen que pudo haber jugado un papel en el inicio de la vida animal en la Tierra, durante la llamada explosión del Cámbrico.

El nuevo estudio describe las condiciones ambientales que dominaron en el océano en esa época y que llevaron a la excursión de Shuram a volver a su equilibrio.

Los resultados de los isótopos de carbono y nitrógeno, y las heterogeneidades observadas en la materia orgánica con espectroscopía de Raman, revelan que hubo un equilibrio en los ciclos de carbono y nitrógeno, que dio lugar a una gran actividad fotosintética (de producción de materia orgánica y oxígeno).

La mayoría de la materia orgánica se oxidó o fue consumida por otros organismos, pero otra parte quedó conservada en el fondo oceánico, lo que hizo que la excursión de Shuram volviera de nuevo al estado de equilibrio.

Este evento provocó un cambio en los ecosistemas que pasaron a estar dominados por comunidades autotróficas (producen su propio alimento) en detrimento de las heterotróficas (no pueden producir su propio alimento).

Según Cañadas, "es posible que la elevada producción de oxígeno en las aguas superficiales, fruto de la fotosíntesis, aumentara lo suficiente como para expandirse de forma vertical hacia aguas profundas, dando lugar a la creación de nuevos nichos ecológicos de organismos oxigénicos".

Aunque este estudio se ha centrado en la Tierra, estas investigaciones son fundamentales para conocer bajo qué condiciones ambientales la vida fue capaz de prosperar en el pasado y comprender su implicación en el estudio de vida más allá de la Tierra.