EFEMadrid

Cuatro tecnologías desarrolladas por el Consejo Superior de investigaciones Científicas (CSIC), desde compuestos para sustituir a los microplásticos a un escáner para monitorizar el cáncer, recibirán ayudas del Consejo Europeo de Investigación (CER) para explorar su potencial comercial.

Cada ayuda, denominada “Proof of Concept”, está dotada con 150.000 euros para el desarrollo del proyecto en los siguientes 12 meses, con el objetivo de trasladar la investigación básica al mercado y a la sociedad.

La presidenta del ERC, Marina Leptina consideró que “es maravilloso ver que la investigación de vanguardia tiene la capacidad de generar descubrimientos que se pueden poner en práctica rápidamente”.

Uno de los proyectos que recibirá el apoyo europeo es Cello, para desarrollar una alternativa sostenible frente al uso de microplásticos, que están muy extendidos como agente blanqueador en los productos de cuidado personal.

El investigador Agustín Mihi dirige el proyecto en el Instituto de Ciencia de Materiales de Barcelona (ICMAB-CSIC), para desarrollar una alternativa sostenible al uso de microplásticos mediante agentes opacificantes, es decir, sustancias que impidan la penetración de la luz, compuestos de celulosa y polímeros a base de algas.

Pen-Imaging es un proyecto para monitorizar el cáncer en tiempo real que se investiga en el Instituto de Instrumentación para Imagen Molecular (I3M, CSIC-UPV), bajo la dirección de José María Benlloch.

El equipo se centra en el desarrollo de un escáner PET (tomografía por emisión de positrones), que se podrá acoplar al cuerpo del paciente, para monitorizar de forma precisa y en tiempo real los resultados de una terapia de protones (protonterapia) contra el cáncer.

El Instituto de Microelectrónica de Barcelona (IMB-CNM-CSIC) trabaja en el desarrollo de un sistema de detección de glucosa autoalimentado, sostenible y de bajo coste, que permita medir este nivel en sangre con un sistema que no necesite del uso ni de microcontroladores ni de baterías.

Dirigido por Neus Sabaté, el nuevo sistema “Fairglucose” permite reducir el coste de los dispositivos y la acumulación de residuos eléctricos y electrónicos.

El investigador Juan Manuel García-Ruiz del Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra (IACT-CSIC), trabaja en el desarrollo de nuevas formulas para el modelado químico de materiales inorgánicos, como carbonatos o fosfatos.

La aplicación de la nueva formulación inorgánica, controlada mediante la luz, resolvería los problemas actuales a la hora de generar microestructuras minerales a partir de disoluciones. Una nueva fórmula que podría aplicarse para la fabricación de implantes, pues permitiría rellenar los huecos de los dientes con el mismo material del que están hechos; también podría aplicarse en la restauración de alta precisión de obras de arte.