EFEMadrid

Un equipo de astrónomos, liderados por la brasileña Rosaly Lopes, ha completado el primer mapa geológico global de Titán, la luna más grande de Saturno, y ha revelado un "mundo dinámico" de dunas, lagos, llanuras, cráteres y otras formas geológicas y similitudes con la superficie de la Tierra.

Su descripción se publica en la revista Nature Astronomy, en un artículo que firman investigadores del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA (JPL, en sus siglas en inglés) en Pasadena (California), con participación de la Agencia Espacial Europea en Madrid.

Según sus autores este atlas ayudará a entender mejor la historia y evolución de este satélite, pero también los procesos terrestres.

Lluvia de metano y etano

Titán es el único cuerpo planetario en el Sistema Solar, aparte de la Tierra, que se sabe tiene líquido estable en su superficie, pero en lugar de agua, lo que allí 'llueve' es metano y etano, hidrocarburos que consideramos gases pero que se comportan como líquidos en el clima helado de Titán, explica una nota del JPL.

"Titán tiene un activo ciclo hidrológico basado en el metano que ha dado forma a un paisaje geológico complejo, haciendo de su superficie una de las más diversas geológicamente en el sistema solar", argumenta Rosaly Lopes, geóloga planetaria en este laboratorio de Pasadena y autora principal de la investigación.

Sin embargo, su brumosa atmósfera dificulta la visión de su superficie y, hasta ahora, ha sido difícil obtener una visión global de su geología.

Gracias a datos de los instrumentos infrarrojos y de radar de la misión Cassini de la NASA, que operó hasta 2017, los investigadores han logrado reconstruir y mapear la superficie de este satélite, incluyendo sus polos.

Así, identificaron seis principales formas geológicas: llanuras, laberintos, mogotes, dunas en su mayoría lineales producidas por los vientos en la atmósfera de Titán, cráteres y lagos -regiones que ahora o anteriormente estaban llenas de metano o etano líquido-.

La geología de Titán depende de la latitud

El mapa indica que la geología de Titán depende en gran medida de la latitud; los terrenos más jóvenes son los campos de dunas que dominan el ecuador y los lagos, concentrados en los polos.

Sin embargo, la mayor parte de Titán está cubierta por llanuras orgánicas sin rasgos distintivos, muy extendidas en las latitudes medias.

Las observaciones demuestran hasta qué punto Titán está determinada por su ciclo de metano, describen los autores: los polos son lo suficientemente húmedos como para mantener los cuerpos líquidos de metano, mientras que el clima árido ecuatorial mantiene intactas las dunas en forma de viento.

Para Lopes, a pesar de las diferencias de materiales, temperaturas y campos de gravedad entre la Tierra y Titán, muchas características de la superficie son similares entre los dos mundos y pueden ser interpretadas como productos de los mismos procesos geológicos.

David Williams, de la Universidad de Arizona y otro de los firmantes, señala que los datos de Cassini han desvelado un mundo geológicamente activo, donde los hidrocarburos como el metano y el etano desempeñan el papel que en la Tierra tiene el agua: "es un mundo asombroso", resume este investigador en el mismo comunicado. EFEfuturo