EFEBarcelona

Las vacunas contra el coronavirus suscitan reticencias entre una parte "considerable" de la población mundial, según un estudio del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) que indica que un 72 % de los encuestados aceptaría vacunarse, mientras que un 14 % se negaría y el otro 14 % muestra dudas.

Los resultados del estudio, publicado este martes en la revista Nature Medicine y presentado en la 51ª Conferencia Mundial de la Unión sobre Salud Pulmonar, se basan en los datos de la encuesta COVID-SCORE previamente validada en una muestra de más de 13.400 personas de 19 países fuertemente afectados por el virus.

Diferencia entre países

A la pregunta de si recibirían una "vacuna probada, segura y eficaz", el mayor número de respuestas positivas se obtuvieron en China (87 %), donde también se obtuvo la menor proporción de respuestas negativas (0,7 %).

En el otro extremo se encuentra Polonia, donde los encuestados informaron el mayor número de respuestas negativas (27 %), mientras que los encuestados rusos dieron la proporción más baja de respuestas positivas (55 %).

En el caso de España, un 74 % respondió de forma positiva frente al 13 % que se mostró contrario a vacunarse y un 12 % sin opinión.

Cuando se preguntó si "aceptaría vacunarse si su empleador lo recomendara y el gobierno aprobara la vacuna como segura y eficaz", el 32 % de los encuestados estuvieron totalmente de acuerdo, mientras que el 18 % estuvo algo o totalmente en desacuerdo, unos porcentajes que en España fueron del 41 % a favorables y un 35 % en contra.

El estudio se ha llevado a cabo juntamente con la City University of New York Graduate School of Public Health (CUNY SPH), el Vaccine Confidence Project de la London School of Hygiene and Tropical Medicine (LSHTM), y Georgetown University Law School.

Falta de confianza en los gobiernos

Ante estos resultados, el ISGlobal, centro impulsado por la Fundación "la Caixa", ha destacado que al desafío de desarrollar una vacuna segura y eficaz, producirla a gran escala y distribuirla de manera equitativa, las autoridades sanitarias de todo el mundo también deberán considerar el obstáculo adicional de la reticencia a vacunarse.

"El problema de las dudas generadas ante las vacunas depende principalmente de la falta de confianza en los gobiernos. Lo que hemos visto es que la confianza en las vacunas es mayor en los países en los que la confianza en el gobierno también es más alta", ha indicado el investigador de ISGlobal y coordinador del estudio, Jeffrey V. Lazarus.

La aceptación de la vacuna también varió según la edad (con una mayor aceptación entre las personas de mayor edad comparado con los jóvenes menores de 22 años), el salario (mayor entre las personas con uno por encima de los 32 dólares al día, comparado con aquellas que ganan menos de dos dólares al día), o el nivel educativo.

"Será una tragedia si desarrollamos vacunas seguras y eficaces contra la covid-19, y las personas no las toman. Debemos abordar las dudas sobre las vacunas de forma contundente y sostenida para restaurar la confianza de las personas en la inmunización por ellos mismos, sus familias y sus comunidades", ha alertado el investigador de la CUNY SPH y coautor del estudio Scott C. Ratzan.

Los expertos también han señalado que las decisiones de las personas acerca del vacunado dependen de muchos factores y pueden cambiar con el tiempo.

En este sentido, han advertido que, desde que la encuesta se realizara, a finales de junio de 2020, "los temas relacionados con las vacunas se han politizado aún más y el movimiento antivacunas se ha vuelto más agresivo, lo que sugiere que las reticencias frente a las vacunas pueden ser una amenaza todavía mayor". EFEfuturo