EFECopenhague

Varios galardonados con los premios Nobel de este año en disciplinas científicas se mostraron este lunes optimistas en que la humanidad podrá solucionar la crisis climática, que consideran la mayor amenaza actual.

"Estoy muy feliz de que los jóvenes, que son quienes definen el futuro, hayan asumido el reto de hacer llegar al público el mensaje de que tenemos que reaccionar y responder al problema", dijo en rueda de prensa virtual el alemán Klaus Hasselmann, uno de los ganadores del premio de Física.

Hasselmann dijo ser "mucho más optimista" de lo que era hace dos o tres décadas y se mostró esperanzado en que los jóvenes tendrán éxito en "despertar" a la gente en relación a las demandas que plantea el cambio climático, un problema del que la población no es del todo consciente ni del "peligro" que afronta la humanidad.

Igualmente confiado se mostró el británico David MacMillan, uno de los galardonados con el Nobel de Química 2021, que intervino también a distancia en una conferencia virtual centralizada desde la sede de la Real Academia de las Ciencias sueca en Estocolmo.

"Teniendo en cuenta la ciencia y las armas con que cuentan los científicos, siento más optimismo, siento que un momento real está ocurriendo en el que los científicos están avanzado en tratar de resolver este problema", afirmó, si bien admitió que la solución exigirá "una gran cantidad de esfuerzo".

El holandés Guido Imbens, Nobel de Economía, coincidió también en señalar el cambio climático como uno de los grandes problemas de nuestro tiempo y resaltó que la desinformación hace "más difícil" afrontar la cuestión, que considera "claramente interdisciplinar" y que exigirá colaboración de todas las ciencias.

Imbens aludió a la desinformación como otro elemento perturbador ante una posible salida a la actual crisis provocada por la pandemia de coronavirus, junto con las tensiones internas en las sociedades, citando como ejemplo el caso de su país natal, y señaló que esos factores hacen "más dura" la situación.

MacMillan, por su parte, puso de manifiesto su confianza en que la ciencia será decisiva para poder volver a la normalidad en un plazo corto de tiempo.

Al aspecto lúdico de la ciencia apelaron los galardonados para incitar a los jóvenes a seguir esa vía.

"Es tan divertido que a veces lo olvidamos. Es muy divertido hacer ciencia", afirmó MacMillan.

El científico británico señaló no obstante la importancia de que los jóvenes investigadores se sientan "seguros" para poder tomar riesgos en sus carreras y apuntó a la necesidad de que tengan "recursos financieros" suficientes.

La Fundación Nobel invita cada año a los galardonados a donar algún objeto importante o curioso en su labor investigadora, una sugerencia que en el caso de Imbens será un paquete de detergente.

Imbens reveló que él y Joshua Angrist, ganador también del Nobel de Economía 2021, en sus tiempos de estudiantes en la Universidad de Harvard, vivían en pisos próximos sin lavadora y se pasaban los sábados por la mañana en la lavandería local discutiendo sobre temas de la investigación que décadas después les daría el premio.

Por segundo año consecutivo, la ceremonia de entrega de los Nobel en Estocolmo se hace de forma virtual por la pandemia, aunque Oslo sí acogerá este viernes la entrega del premio de la Paz.