EFEMadrid

El expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero ha afirmado que los fondos europeos para la reconstrucción son "una gran oportunidad" para hacer un Pacto por la Ciencia en España y conseguir entre todos que el primer proyecto que aproveche esa financiación sea "nuestro sistema de ciencia".

"Me gustaría, y así se lo he dicho al Gobierno, que una comisión de altísimo nivel como las que tienen los grandes organismos internacionales, integrada por científicos, pensadores, tecnólogos y expertos de un nivel indiscutible e incuestionable, propusiera los proyectos que van a ser financiados con los fondos europeos para la reconstrucción, y que el primero de ellos fuera el sistema de I+D+i".

Desde luego, el momento de hacer un Pacto por la Ciencia es "ahora", ha insistido.

En su intervención en un seminario organizado por la Oficina de Mujer y Ciencia del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), Zapatero se ha referido también a la crisis sanitaria, económica y mundial provocada por la pandemia, una crisis global ante la cual "Europa, con su plan de reconstrucción, ha demostrado que está a la altura de las circunstancias" pero ese "oasis" no es suficiente.

"Me angustia que ante crisis globales como la financiera de 2009, el coronavirus o el cambio climático, no tengamos un sistema global de construcción de comunidad política para hacer frente a los grandes retos. Esa debe ser la gran prioridad de estos tiempos porque nuestros esfuerzos como país son limitados", ha advertido.

Este cambio, además, "hace necesaria una cooperación global entorno a la ciencia; construir pilares internacionales entorno a la ciencia. Sabemos que todas las crisis son ya globales, por lo que tenemos que empezar a hablar de una ciencia global".

Y en este contexto global, ha puntualizado Zapatero, España debe afrontar dos retos inmediatos: la digitalización masiva de toda la sociedad (la economía, la salud, el sistema educativo...etc) para que "nadie se quede atrás", y la restauración del sistema de protección social con dos prioridades: fortalecer la cohesión social y luchar contra la exclusión social.

Una sociedad noble y civilizada

En su intervención, Zapatero también ha hecho una encendida defensa del feminismo y ha recordado que durante los años en que fue presidente su prioridad fue trabajar para que España dejase de ser un país que vive "de espaldas a la ciencia" y para alcanzar la igualdad, dos pilares básicos para una sociedad "noble y civilizada".

Para ello, arropado por un equipo paritario de gobierno, ha recordado, puso en marcha normas como la Ley de Dependencia, la Ley de Violencia de Género, la del Divorcio, la de la interrupción voluntaria del embarazo y las leyes de reproducción asistida, pero aún así, ha reconocido, "quedaron cosas por hacer como abolir la prostitución", que es "un atentado a los derechos humanos y no cabe en una sociedad avanzada", ha subrayado.

El gobierno de Zapatero también intentó atajar la discriminación en todos los campos posibles y para ello aprobó una Ley de Igualdad que probablemente fue demasiado "polite" (políticamente correcta) y que "debería de haber incluido sanciones económicas" para quienes incumplan las cuotas de discriminación positiva, ha reconocido el expresidente.

Feminismo, un motor de progresismo

Para Zapatero, el feminismo "es una de las grandes aportaciones ideológicas e intelectuales de los siglos XX y XXI, y la idea que más progreso origina y más abre la mente y mejora la sociedad", por eso está tan vinculada a la ciencia, ha dicho, "porque cuando te acercas al feminismo reconoces los valores y principios que debería uno regirse en esta vida".

"El feminismo no es una política sectorial o parte de un programa, para mí es el eje vertebrador de la concepción de una sociedad democrática", ha insistido.

En respuesta a la directora general del CNIO, María Blasco, quien le ha preguntado qué hacer para que los hombres gobernantes apuesten por la igualdad, Zapatero ha dicho que es fundamental que "los hombres que están en el poder tengan una buena relación con la vida porque para ejercer una gobernabilidad razonable hay que comprender la vida y tener una buena relación con ella".

Para evitar las actitudes machistas y la discriminación, Zapatero ha dicho que es clave que la sociedad esté educada en los sentimientos, y que la escuela dedique más tiempo a la educación cívica y humanista. EFE