Fiat Chrysler (FCA) recortará 1.500 puestos de trabajo de la planta de montaje de vehículos que tiene en la localidad canadiense de Windsor, al eliminar uno de sus tres turnos de trabajo.

FCA Canadá señaló en un comunicado que "para mejor alinear la producción en su planta de montaje de Windsor con la demanda global, FCA notificó a Unifor que tiene la intención de volver a la operación tradicional de dos turnos de trabajo a partir del 30 de septiembre de 2019".

Según dijeron hoy medios de comunicación canadienses, el sindicato Unifor fue informado este jueves de la decisión de la compañía de operar la planta con sólo dos turnos de trabajo, lo que puede suponer el despido de unos 1.500 empleados.

El sindicato Unifor indicó que no tuvo conocimiento previo de la eliminación del tercer turno de trabajo de Windsor y que la planta ha operado a total capacidad desde 1993.

FCA también explicó que ofrecerá jubilaciones anticipadas a los trabajadores que califiquen y que intentará colocar a los empleados despedidos "en puestos a medida que están disponibles y de acuerdo al nivel de antigüedad".

La planta de Windsor emplea en la actualidad a 6.104 personas que producen los monovolumenes Chrysler Pacifica, Chrysler Pacifica Híbrido y Dodge Grand Caravan.

Las ventas de estos modelos en Canadá se ha reducido en el último año al pasar de 53.138 unidades en 2017 a 38.252 en 2018. En Estados Unidos, las ventas del Pacifica se mantuvieron sin cambios pero las del Dodge Grand Caravan aumentaron de 125.196 en 2017 a 151.927 en 2018.

Sin embargo, en febrero de este año, las ventas de Pacifica, un monovolumen de la gama alta con un precio más elevado que el Grand Caravan, cayeron un 60 %.

En 2018, FCA vendió 224.889 vehículos en Canadá, donde cuenta con dos plantas de montaje de vehículos (Windsor y Brampton) y una planta de producción de motores y componentes de la transmisión.

FCA Canadá emplea un total de 11.724 personas en el país norteamericano.

Tanto el Gobierno canadiense como las autoridades de la provincia de Ontario, donde se sitúa Windsor, criticaron la decisión de FCA de eliminar 1.500 empleos.

El martes, FCA Canadá ya anunció que suspendería la producción de las plantas de Windsor y Brampton durante dos semanas en abril. Esta será la tercera suspensión de Windsor en lo que va de año.

La cancelación de un turno de trabajo de Windsor se une a la decisión de General Motors (GM) de cerrar a finales de 2019 su planta de montaje de Oshawa, también en la provincia de Ontario, y eliminar más de 2.500 puestos de trabajo.

El anuncio de GM ha provocado grandes protestas por parte del sindicato Unifor y los trabajadores de la planta que acusan a la compañía de eliminar la planta de Oshawa para trasladar la producción a México, donde la compañía paga una fracción del sueldo a sus trabajadores.

Unifor ha iniciado una campaña de boicot de los productos que GM importa desde México que incluye anuncios de televisión, tanto en Canadá como en Estados Unidos.