La fiscalía de Stuttgart (suroeste de Alemania) ha impuesto este martes una multa de 535 millones de euros al fabricante de automóviles Porsche en el marco de las investigaciones sobre el escándalo de las manipulaciones sobre los datos de emisiones de motores diésel, caso conocido como dieselgate.

Según la Fiscalía, la empresa no ha cumplido con sus obligaciones de velar por el cumplimientos de las disposiciones sobre emisiones de gases contaminantes.

Cerca de 99.000 vehículos del fabricante germano con motores diésel V6 y V8 no cumplieron con la normativa sobre la materia, de acuerdo con la investigación.

Porsche por este hecho ha sido condenado a pagar 4 millones de euros de multa, mientras que los 531 millones se imponen por las ventajas económicas que obtuvo la marca con la citada manipulación del software.

Esa última cantidad ha sido establecida en función de los beneficios obtenidos por la venta de los citados vehículos, a la que posteriormente se ha restado los costes que ha tenido Porsche para readaptar los motores afectados.

Porsche acepta la multa y descarta recurrirla

Porsche, filial de Volkswagen (VW), ha aceptado la multa y no interpondrá ningún recurso, y deberá pagar la cantidad fijada en las próximas seis semanas.

Sin embargo, el caso no está cerrado para el fabricante, ya que todavía hay procesos pendientes contra trabajadores de la empresa en el marco del escándalo del dieselgate, destapado en Estados Unidos en septiembre de 2015, después de que se descubriese que el Grupo Volkswagen había instalado en unos once millones de unidades de sus diferentes marcas un software que alterna el dato de emisiones cuando el vehículo era sometido a una inspección en laboratorio .

Porsche no fabricó los motores afectados sino que los recibió del fabricante Audi, al que ya la fiscalía de Múnich le impuso una multa de 800 millones de euros en otoño de 2018.

Volkswagen ha pagado en Alemania 1.000 millones por el dieselgate

También VW ha tenido que pagar en Alemania una multa de 1.000 millones de euros por manipulación de los datos de emisiones de sus motores diésel

La fiscalía de Stuttgart también tiene un sumario abierto contra Daimler, relacionado con el diésel y que también puede desembocar en una multa millonaria.

A diferencia de VW, que ha aceptado haber incurrido en conductas ilegales al menos en EEUU, Daimler dice que no ha violado ninguna ley.

El Grupo BMW, que también está siendo investigado por la Comisión Europea por el mismo hecho, ha comunicado este lunes que su beneficio neto se ha desplomado en el primer trimestre por las provisiones que ha hecho para cubrir posibles multas.

Los coches afectados tenían un mecanismo que permitía que cuando se hacían las pruebas de control en los talleres por las autoridades, las emisiones de NOX fueran menores que las que realmente se producían en carretera.