El fabricante japonés de vehículos Toyota Motor obtuvo un beneficio neto de 1,88 billones de yenes (15.257 millones de euros) en el último ejercicio fiscal nipón (cerrado en marzo), lo que supone un descenso del 24,5 % interanual, por el impacto de la reforma fiscal en Estados Unidos y las divisas desfavorables, ha informado este miércoles la compañía nipona.

En el período comprendido entre abril de 2018 y el pasado marzo, su beneficio operativo ascendió a 2,47 billones de yenes (20.047 millones de euros), un 2,8 % interanual más, gracias sobre todo a la reducción de costes, ha detallado Toyota Motor en un comunicado.

El fabricante con sede en Aichi (centro de Japón) facturó 30,22 billones de yenes (245.276 millones de euros), el 2,9 % más respecto a un año antes.

Según ha explicado la multinacional nipona, la caída del beneficio neto se debió al impacto positivo extraordinario que había supuesto la reforma fiscal en Estados Unidos sobre las cuentas de Toyota en el ejercicio 2017, así como al efecto de tipos de cambio de divisas desfavorables, según la empresa.

El deterioro de  de los mercados internacionales también ha influido

Además, Toyota se anotó unas pérdidas de 293.700 millones de yenes (2.383 millones de euros) en su cartera de valores debido al "deterioro de los mercados internacionales", según ha dicho el vicepresidente ejecutivo de la empresa, Koji Kobayashi, en una rueda de prensa celebrada en Aichi y retransmitida por la compañía.

Para Kobayashi los esfuerzos de la empresa para reducir costes, optimizar su mercadotecnia y mejorar su productividad han logrado mitigar "el efecto negativo del encarecimiento de las materias primas".

Las ventas de vehículos de Toyota han crecido ligeramente en 2018

En el ejercicio 2018, las ventas mundiales de vehículos de Toyota alcanzaron los 8,976 millones de unidades, lo que supone un 0,14 % interanual más.

Sus ventas retrocedieron tanto en la región de Norteamérica, su principal mercado, como en el mercado doméstico, mientras que avanzaron en el continente europeo y en el resto de Asia.

Para el ejercicio fiscal en curso, que concluirá a finales de marzo de 2020, Toyota Motor espera incrementar sus ventas de vehículos en un 0,27 % hasta llegar a las 9 millones de unidades.

Además, la empresa prevé que su beneficio neto aumente hasta alcanzar los 2,25 billones de yenes (18.260 millones de euros), así como un avance de su beneficio operativo hasta los 2,55 billones de yenes (20.695 millones de euros), según sus estimaciones de resultados