EFEMadrid

El Q3 Sportback es el nuevo miembro más vintage, alternativo e independiente de la familia del SUV Q3, que a partir de ahora cuenta con un hispter en el árbol genealógico.

El Sportback no se ha dejado barba, pero sí ha adoptado una línea más estilizada y deportiva que el Q3, al que hace parecer más sobrio.

Es el primer crossover de la marca Audi y se diferencia del Q3 por una ligera mayor longitud (1,5 centímetros, hasta 4,50 metros) y una menor altura (3 centímetros menos, hasta 1,55 metros), mientras que mantiene la distancia de la batalla (2,68 metros) y el maletero de 530 litros, ampliable hasta 1.400 litros con los asientos tumbados, frente a los 1.525 del Q3.

Esos cambios en la carrocería le hacen exhibir una imagen más estilizada, más actual, en la que destaca la caída del techo según ésta se va aproximando a la parte trasera.

Es lo que se denomina un SUV coupé, que es la forma en la que las marcas premium están estirando aún más la moda por los todocaminos entre los conductores de todo el mundo.

En el interior del Audi Q3 Sportback destaca la pantalla central integrada, en la que, si equipamos el navegador, se puede introducir una dirección escribiéndola con el dedo.

A diferencia del eléctrico Audi e-tron, que también monta este sistema de infoentretenimiento, no hay dos pantallas centrales, solo una.

El puesto de conducción es muy ergonómico, ya que la instrumentación más alejada de la pantalla central está ligeramente inclinada hacia el conductor para facilitarle su visualización y manejo.

El volante está achatado por la parte baja con lo que facilita la entrada y salida del conductor, que puede optar por regulaciones eléctricas del asiento.

En las plazas traseras pasajeros de 1,82 metros de altura se quedarán próximos al techo, pero sin sensación de agobio por un respaldo inclinado.

La banqueta trasera se desplaza longitudinalmente hasta 13 centímetros, por lo que los pasajeros pueden aprovechar esta función para darle más espacio al maletero, que presenta unas formas muy regulares y aprovechables.

En el equipamiento de serie nos encontramos desde el nivel de acceso con Luces de Led, sensores de luz y lluvia, llantas de aleación de 17 pulgadas, marco de las ventanillas en aluminio, parabrisas delantero con aislamiento acústico, volante multifunción, climatizador bizona, cuadro de instrumentos digital, MMI radio plus, servicios de conectividad Audi y llamada de emergencia o modos de conducción.

Los asistentes a la conducción con los que sale de fábrica son la ayuda de arranque en pendiente, el Audi pre sense front, el Audi pre sense basic, el limitador de velocidad ajustable y el aviso de carril involuntario.

La gama de motores con los que se puede elegir el Audi Q3 Sportback son los gasolina 35 TFSI de 150 CV (desde 39.180 euros) y 45 TFSI de 230 CV (desde 50.620 euros); y los diésel 35 TDI de 150 CV (desde 40.650 euros) y 40 TDI (DESDE 45.310 euros).

Todos, salvo el gasolina de menor potencia, están ligados a la caja automática S tronic. Las versiones más vitaminadas de gasolina y diésel montan de fábrica la tracción integral quattro.

Efe ha probado el Audi Q3 Sportback con el diésel de 150 CV, que es un motor muy contrastado en el Grupo Volkswagen y muy del agrado de un amplio abanico de conductores.

No gasta mucho (el consumo homologado es de entre 5,9 y 6,2 l/100 km) y empuja bien, con lo que es muy cómodo para mantener cruceros de velocidad ágiles.

Además, en combinación con la transmisión automática, es un vehículo muy confortable en ciudad y en viajes.

Los desarrollos de las marchas (a excepción de en el modo Sport, el más deportivo) son algo largos para buscar que el depósito nos dure lo máximo posible.

El motor de 150 CV es muy elástico y progresivo en la entrega de potencia, pero también cuenta con pegada si, como decimos, optamos por el modo Sport para aprovechar la dirección progresiva y la suspensión deportiva que equipa de serie.

En definitiva, el Q3 Sportback es el hermano joven y atlético del Q3, que goza de un comportamiento noble y estable en marcha.

No pierde en cuanto a habitalidad, modularidad y practicidad respecto al Q3, frente al que ofrece una imagen más desenfadada.

Como es habitual en Audi, y en el resto de marcas premium, la lista de opcionales para configurarlo a nuestro gusto es casi ilimitada.

FICHA TÉCNICA

-----------------------

- Dimensiones (longitud/anchura/altura): 4,50 m/1,84 m/1,56 m

- Motor: diésel

- Cilindrada: 1.968 c.c.

- Potencia: 150 CV CV

- Par máximo: 340 Nm

- Aceleración de 0 a 100 km/h: 9,3 s

- Velocidad máxima: 205 km/h

- Caja de cambios: Automática de siete velocidades

- Tracción: delantera

- Consumo medio: 5,9 l/100 km

- Capacidad del maletero: 530 l

- Capacidad del depósito: 60 l

- Precio: 41.660 euros

Javier Millán Jaro