Granada, 17 oct (EFE/Javier Millán Jaro)- La amplia oferta de SUV que existe actualmente en el mercado ha obligado a las marcas, especialmente a las premium, a dar una vuelta de tuerca a este segmento y a diseñar nuevas variantes de carrocería, como es la de los todocaminos con línea deportiva coupé.

Audi ha sido la última en presentar su propuesta. Se trata del Audi Q3 Sportback, con el que la marca de los cuatro aros vuelve a rejuvenecer su gama.

El Audi Q3 Sportback se ha desarrollado a partir del nuevo Q3, del que se diferencia por una ligera mayor longitud (1,5 centímetros, hasta 4,50 metros) y una menor altura (3 centímetros menos, hasta 1,55 metros), mientras que mantiene la distancia de la batalla (2,68 metros) y el maletero de 530 litros, ampliable hasta 1.400 litros con los asientos tumbados, frente a los 1.525 del Q3.

El Audi Q3 Sportback destaca por una línea de techo y unos hombros más bajos

Exteriormente, el que la marca denomina como "hermano pequeño" del Audi Q8, destaca por una parrilla delantera más grande, una línea de techo que va bajando según se aproxima a la zaga, un alerón trasero más largo y unos hombros más bajos que acentúan el dinamismo del coche.

El interior es digital y minimalista con toda la parte tecnológica (cuadro de relojes digital -opcionalmente de 10,2 y 12,3 pulgadas- y pantalla central de 8 pulgadas de serie) integrada en el salpicadero y orientada hacia el conductor.

Además, como premium que es lleva inserciones de alcántara (marrón, naranja, gris acero y plata lunar) en el centro del salpicadero y en los tapizados de las puertas.

El túnel central hace al Q3 Sportback un vehículo más cómodo para dos ocupantes que para tres.

Banqueta trasera desplazable hasta 13 centímetros

La banqueta trasera se pliega en una proporción 40:20:40 y se puede desplazar longitudinalmente hasta 13 centímetros para dar mayor espacio al maletero.

Lo que ha buscado Audi para su primer crossover es que sea emocional y deportivo con la practicidad de un SUV.

Probamos el Audi Q3 Sportback de gasolina de 230 CV y el diésel de 150 CV

     Granada y Málaga han sido los lugares elegidos para probar el Audi Q3 Sportback con la motorización diésel 35 TDI de 150 CV y la gasolina 45 TFSI de 230 CV, ambas con caja automática S tronic.

La de gasóleo es muy equilibrada por lo que convencerá a muchos conductores que le guste ir a ritmos alegres, pero sin tener que hacer un fuerte desembolso de dinero y con consumos de nota.

Del gasolina de 230 CV (desde 50.660 euros), esa cifra no debe asustar porque la entrega de potencia es muy lineal a pesar de que juguemos con los diferentes modos de conducción (seis, incluido un offroad para terrenos de poca adherencia) que modifican la respuesta del acelerador, la transmisión o la suspensión.

Si con el diésel se puede practicar una conducción viva, con el gasolina las velocidades de crucero pueden ser mucho más altas

El Audi Q3 Sportback equipa de serie dirección progresiva y amortiguación deportiva

De esto tiene la culpa la dirección progresiva, que se hace más directa cuanto más aumenta el ángulo de giro; la suspensión deportiva -que sujeta bien al coche- y los modos de conducción Audi drive select.

Los tres son de serie en la gama Q3 Sportback y permiten enlazar curvas con total seguridad sin que el coche se descoloque en los cambios de apoyo.

Además, la tracción total quattro evita derrapajes, por lo que se puede salir de una curva acelerando antes que en otros vehículos sin perder la trayectoria.

El Audi Q3 Sportback también apuesta por las ADAS

Las ayudas a la conducción con las que cuenta de serie son aviso de salida involuntaria de carril y de cambio de carril, Audi pre sense front (frenada de emergencia) y Audi pre sense basic (ante la inminencia de un accidente tensa los cinturones, cierra la ventanillas y el techo y activa los intermitentes de emergencia).

Opcionalmente, están disponibles el asistente de conducción y el de velocidad adaptativa, el de tráfico cruzado trasero y la cámara 360º.

Además de las motorizaciones citadas también se puede adquirir con los propulsores 40 TDI 190 CV S tronic quattro (desde 45.350 euros) y de gasolina 35 TFSI de 150 CV, caja manual y tracción delantera; a la que a finales de año se unirá la versión ECO con hibridación ligera de 48 V.

La tarifa de acceso en gasolina parte de los 39.200 euros (con el motor de 150 CV) y en diésel de los 40.690 euros (150 CV, S tronic y 4x2).

Los acabados que se ofrecen son Básico, Advance (+2.800 euros), S line (2.000 euros más) y Black Line (2.000 euros de sobrecoste)

Equipo de serie amplio

Desde el básico son de serie llantas de 17 pulgadas, faros Led, volante deportivo multifunción plus, cuadro de instrumentos digital, MMI Radio plus con pantalla digital de 8 pulgadas y los servicios Audi connect Safety & Service, además de los asistentes a la conducción citados.

En definitiva, el Audi Q3 Sportback es un todocamino con línea deportiva y versatilidad interior que puede cuadrar a muchos conductores a los que les guste el Q3, pero en el que echen en falta un toque más emocional.

Es muy cómodo de conducir y muy estable en marcha, lo que transmite desde el primer momento seguridad al conductor, que encontrará un buen aliado en curva y mejor rutero.