EFE/Javier Millán JaroMadrid

Cuando en España se pregunta a los conductores por su forma de conducción y se les pide que se puntúen, son pocos los que se dan un aprobado raspado, ya que la mayoría piensa que lo hacen bien o muy bien, a pesar de que la Dirección General de Tráfico (DGT) insiste en la importancia de abrocharse el cinturón y de no usar el móvil al volante.

El uso del intermitente, la distancia de seguridad o el correcto mantenimiento del vehículo (ruedas o escobillas, por citar apartados relacionados con la seguridad) también son otros de los elementos sobre los que busca concienciarnos Tráfico.

Volkswagen España, con su escuela de conducción Volkswagen Driving  Experience, además ha incidido sobre la importancia de no utilizar el móvil al volante y como los nuevos asistentes a la conducción y los elementos de seguridad activa y pasiva de sus vehículos pueden salvarnos la vida en un accidente.

Unas 500 personas, hasta el pasado sábado, han pasado por las instalaciones del Circuito del Jarama, donde los monitores de la escuela de Volkswagen les han explicado la importancia de sentarse bien al volante, para luego acompañarles en su bautizo en pista y meterles en trialeras fuera del trazado asfaltado.

Para el piloto Jordi Gené cada vez que te pones al volante aprendes algo

Efe ha hablado con el director de la Volkswagen Driving Experience en España, el piloto Jordi Gené, al que hemos preguntado porqué la gente hace estos cursos, que están abiertos a los clientes de la marca y a los conductores que quieran perfeccionar su manera de conducción.

La respuesta de Gené es clara: cada vez que me siento en un coche aprendo algo.

Y sentarse correctamente es el primer baño de humildad que se recibe en el curso de manos de Luis Moya, bicampeón del mundo de Rallies y embajador de la citada escuela

Regular la altura del asiento (los ojos deben quedar a la altura de la mitad del parabrisas), ajustar longitudinalmente el respaldo y su inclinación (no debe estar tumbado y debe formar un ángulo recto), colocar el volante (brazos semiflexionados, igual que las piernas para la medida de los pedales) y el reposacabezas, son los puntos claves antes de iniciar la marcha, sin olvidar abrocharse el cinturón y exigir al resto de ocupantes que hagan lo mismo (el 22% de los fallecidos en carretera -1.180 en 2018- no lo llevaban).

El peligro de usar el móvil o conducir con las ventanillas medio bajadas

Otra de las recomendaciones es no utilizar el móvil bajo ningún concepto, porque es el principal responsable de las distracciones en la carretera; y no bajar las ventanillas o dejarlas a medio recorrido, ya que en un accidente se puede salir despedido o golpearnos violentamente contra el cristal en la cabeza.

Además, las personas que acuden a un curso buscan mejorar su capacidad de reacción ante imprevistos, como es el caso del Race Tour de Volkswagen (prueban novedades de gama, entran en circuito, suben y bajan rampas en un SUV y hacen un slalom de conos) y adentrarse en la conducción deportiva con la Escuela  R (también para noveles con menos de dos años de edad, que son "los más vulnerables por su inexperiencia", por lo que les alertan de conductas temerarias al volante como el móvil, el alcohol o las drogas).

Según Gené, no somos conscientes del riesgo que se corre en un vehículo cuando el conductor contesta al móvil. Como anécdota, cuenta que se ha dado el caso de gente que está haciendo el curso y, aunque ya se le ha advertido de su peligro, lo coge instintivamente si suena.

Cuando se marca un número se deja de mirar la carretera durante más de 400 metros

Marcar un número de teléfono a 120km/h, sin utilizar los sistemas de conectividad del coche, conlleva que se deje de mirar la carretera durante más de 400 metros.

Volkswagen España difundirá una campaña de seguridad durante todo el mes de julio en la que, con cinco videoconsejos de Luis Moya, se harán recomendaciones sobre algún aspecto de seguridad vial y se explicarán los distintos asistentes que equipan sus vehículos.

Son todas estas ayudas a la conducción, junto a la mejor insonorización de las vehículos, las que a veces hacen que los conductores pierdan la conciencia de la realidad y se olviden de que al volante hay que estar concentrados, concluye Jordi Gené.