EFE/Javier Millán JaroMadrid

Citroën ha reducido la combinación de motores y cajas de cambio de su SUV pequeño, el C3 Aircross, lo que ha beneficiado al propulsor de gasolina más potente, el tres cilindros 1.2 de 130 CV.

Hasta ahora este motor solo se podía elegir con caja manual de seis velocidades, lo que no era del todo muy comprensible en un SUV urbano al que le hubiera sentado mejor una transmisión automática para olvidarse de pisar el embrague en los atascos.

El fabricante galo de los dos chevrones ha acabado con este problema, ya que ahora ofrece, desde 22.600 euros (incluyendo descuentos) el C3 Aircross con la caja automática de convertidor de par EAT6 de seis relaciones y el acabado más completo, el Shine.

El Citroën C3 Aircross PureTech 130 con la EAT6 es una combinación perfecta

Esta versión es la que hemos probado este viernes por la sierra madrileña, en la que el C3 Aircross se ha mostrado muy desenvuelto, a pesar de las fuertes rachas de viento que se han registrado en la zona.

Con el propulsor 1.2 tiene un comportamiento muy satisfactorio, que cumplirá con las expectativas de muchos usuarios. Sale con prontitud desde parado y no con mucho ruido, como hasta no hace mucho era habitual en las cajas de convertidor de par.

Tampoco de su motor llega mucho soniquete al habitáculo, que es muy amplio en altura (con pasajeros de 1,82 metros de alto y, con el techo panorámico practicable, el revestimiento del techo queda cerca de la cabeza).

En la EAT6 del Citroën C3 Aircross no hay levas en el volante

La caja EAT6 carece de levas en el volante, por lo que si se quiere manejar de forma secuencial (que sea el conductor el que gestione en qué relación rodar) hay que hacerlo desde la palanca de cambios.

Ojo porque en la palanca no veremos el esquema de relación que tenemos engranada. Al contrario que en la inmensa mayoría de los vehículos, si no en la totalidad, esta gráfica está debajo del climatizador (no es bizona y carece de botonadura, por lo que hay que gestionarlo desde la pantalla digital central, lo que no es del gusto de todos los conductores).

Para cerrar el capítulo referido a la transmisión automática indicar que los cambios de marcha son bastante fluidos, por lo que no hay caídas de potencia entre un salto y otro de marcha, lo que es de agradecer.

Banqueta trasera desplaza para ganar en modularidad

Otras curiosidades del interior son que el freno de mano es mecánico y no electrónico, y que los plásticos del medio del salpicadero son los únicos que son blandos, ya que los de la parte superior e inferior son duros, lo que resta algo de calidad al vehículo.

En cuanto a las plazas traseras, la banqueta se desplaza longitudinalmente hasta quince centímetros, con lo que podemos restar espacio al pasaje (el túnel central es algo incómodo para el del centro) y dárselo al maletero, que cubica 410 litros, que pueden aumentarse hasta 520 litros o 1.289 litros si tumbamos los asientos.

En definitiva, el Citroën C3 Aircross 130 EAT6 puede ser una opción muy interesante para los que busquen un vehículo de algo más de 4 metros (4,15 metros para ser exactos) con caja automática y motor de gasolina.

Si además cuenta con la carrocería de moda, la SUV, más posibilidades tiene de agradar a un cliente que busque un coche con motor suficiente para poder viajar con él y que pise bien en carretera a pesar de tener más altura que un turismo.

La modularidad que ofrece el coche (altura interior, banqueta trasera corredera y asiento del copiloto reclinable) le hace el compañero perfecto para la aventura de recoger niños en el colegio, hacer compras en una gran superficie de muebles...

Si se opta por salir al campo está disponible el sistema de tracción reforzada Grip Control, que ahora no incluye los neumáticos mixtos.

Frente a su "homólogo" en diésel de 120 CV es unos 1.400 euros más barato y, si no nos convence la caja automática, habrá que bajar un peldaño y optar al gasolina de 110 CV, que con el acabado más alto cuesta 20.600 euros.

El de 82 CV de gasolina ha desaparecido de la gama, que se completa con un diésel de 100 CV (desde 17.400 euros).