EFEMadrid

La conducción de una moto por la noche conlleva una serie de riesgos que no se producen durante el día, razón por la que hay que extremar la precaución y tener en cuenta una serie de consejos para evitar imprevistos o sustos.

El fabricante de neumáticos Continental ha resumido en nueve las principales recomendaciones que debe tener en la cabeza todo motero.

  1. Vestir ropa de alta visibilidad. Chaquetas fluorescentes, chalecos específicos o adhesivos en el casco son los más apropiados.
  2. Reducir la velocidad para poder contar con más posibilidades de reaccionar a tiempo ante cualquier situación.
  3. Revisar el alumbrado (faros delanteros y traseros, así como los intermitentes) para poder ver correctamente y ser vistos por el resto de ocupantes de la calzada.
  4. Prestar atención a todos los puntos de luz que haya en la carretera o en los viales, para distinguir si se trata de otro vehículo o es una fuente de luz distinta.
  5. Si también se conduce por el día, retirar la visera ahumada del casco que evita que nos moleste el sol o los brillos durante las horas centrales del día. Por la noche está totalmente prohibido su uso, por lo que hay que quitarla o bien sustituirla por una pantalla transparente.
  6. Circular por la parte central del carril porque es donde menos probabilidad hay de encontrarse con baches o suciedad (ésta es más habitual cerca del arcén).
  7. Evitar viajes o trayectos largos sin haber descansado suficiente y parar cada dos horas. Durante la noche el cansancio se agrava, ya que con la oscuridad el cuerpo se relaja aún más y es más probable la aparición de somnolencia.
  8. Ojo al frío y a la humedad que mojan la calzada y restan agarre a la moto.
  9. Comprobar el estado de los neumáticos para verificar que no se ha llegado a los testigos de desgaste y que la presión de las gomas es la correcta.