EFEMadrid

Con la subida de las temperaturas y el desplazamiento por las zonas de playa y ocio aumenta el número de conductores que optan por ponerse al volante con chanclas, sandalias y otros calzados que les pueden impedir controlar en todo momento su vehículo.

Esto ha llevado al club automovilístico Race a preguntarse cuál es el calzado más apropiado para conducir un vehículo.

Este es el calzado más apropiado para conducir

La respuesta es el que impide que resbalen los pedales, el que proporciona una buena adherencia, el que carece de lazos o adornos que puedan engancharse en los revestimientos del vehículos y el que evita que, por su tamaño o peso, puede hacer que, accidentalmente, pisemos dos pedales a la vez.

De acuerdo con estas premisas, el Race lo que propone, a aquellas personas que no tienen esto en cuenta y que conducen con chanclas, tacones altos o botas de montaña, es que opten por un calzado más idóneo para la conducción y que el citado lo coloquen en el maletero para después utilizarlo cuando lleguen a su destino.

Pueden multarnos si nuestro calzado nos impide controlar bien los pedales

El Reglamento General de Circulación en España no establece disposiciones específicas sobre esta materia, así como tampoco sanciones por conducir con un calzado inadecuado.

Sin embargo, si el agente entiende que afecta a la seguridad en la conducción, porque no permite controlar bien los pedales, será una conducta sancionable, generalmente de 80 euros.

Ante esta situación el Race ha hecho una encuesta - a 1.300 conductores entre el 14 y el 22 de julio - para conocer cuál es su experiencia y conocimiento de los conductores sobre esta materia.

Los conductores creen que es más peligroso conducir con tacones altos que con chanclas

De acuerdo con la muestra, el 63% de los encuestados considera que es "muy peligroso" ponerse al volante con tacones altos.

Esa percepción de mayor riesgo también es clara (para el 60%) cuando se opta por ir descalzo o cuando se eligen chanclas (para el 58% de los participantes en la encuesta).

Al respecto hay que destacar que el 28% de los encuestados reconoce haber conducido con chanclas -con una mayor incidencia en los hombres (el 36%) que en las mujeres (12%)- y el 7% descalzos

Por detrás sitúan los zapatos de plataforma (el 45% los ven de riesgos), las botas de seguridad (el 19% de los encuestados) y las de montaña (para el 17%).

Solo el 1% asegura haber sufrido un accidente por el calzado inapropiado

A la pregunta de si han sufrido algún accidente por no llevar el calzado adecuado el 1% responde que sí (el 98% asegura que no y un 1% no sabe/no contesta), y a la de si conocen que pueden ser sancionados por ello el porcentaje llega al 80% (un 3% lo descartan y un 14% no lo sabe).

En cuanto a la frecuencia de uso de calzado inadecuado, el 13% de las mujeres asegura que en "muchas o bastantes ocasiones" lo hacen con zapatos con plataformas y un 10% con tacones altos.

¿Y qué pasa con el seguro?

Que puede reducir la correspondiente compensación en caso de accidente por negligencia grave en caso de sufrir un accidente por ir descalzo

¿Nos pueden sancionar en los países de nuestro entorno?

Según ha estudiado el Race, en Bosnia y Herzegovina, y en Italia no está regulado, pero en caso de accidente la policía determinará si ha influido; en Dinamarca, Finlandia, Luxemburgo, Holanda, Suiza, Eslovenia y República Checa no existe normativa sobre la cuestión.

En Austria, donde una sentencia culpó a un motorista que iba en chanclas de ser parcialmente responsable de sus lesiones, no existen prohibiciones sobre los diferentes tipos de calzados, pero si se prueba que se usó en un accidente puede haber consecuencias penales y reclamación de daños.