EFEVillaverde (Madrid)

Un diseño disruptivo, espacio, confort, tecnología y "Made in Spain (hecho en España) son las fortalezas del nuevo Citroën C4, una berlina compacta con diseño SUV, que se fabricará en la planta madrileña de Villaverde con motores de gasolina, diésel y eléctricos.

El fabricante galo asegura que con esta nueva propuesta para el segmento C, el más competido de Europa, reinventa la berlina compacta con un tamaño de 4,36 metros de largo.

Su comercialización está prevista para finales de año -todavía no se conocen los precios- y saldrá a la venta con los motores de combustión más potentes y el eléctrico de 136 CV y autonomía de 350 kilómetros.

El nuevo Citroën C4 estará disponible con motores de combustión y un eléctrico de 136 CV

Habrá propulsores de gasolina Puretech de 100, 130 y 155 CV (este último solo con caja automática EAT8, que también podrá elegirse para el de 130) y diésel BlueHdi de 110 y 130 CV (este solo con EAT8).

No están previstas versiones híbridas y para configurar las térmicas habrá cuatro acabados, que en las eléctricas serán tres.

La filial española de Citroën prevé que en nuestro mercado el 70% de las ventas sean con motorizaciones de gasolina, el 20% de diésel y el 10% restante eléctricas (en un enchufe doméstico se tarda en recargar su batería de 50 kW unas 24 horas, un tiempo que se reduce a entre 5 y 7,5 horas si se emplea un punto de carga de pared o wallbox. Si es uno público de 100 kW en 30 minutos obtendremos el 80% de la carga).

Hombres y de 40 a 45 años el cliente tipo del nuevo Citroën C4

La marca también estima que el cliente tipo sea de entre 40 y 45 años, que el 80% sean hombres (es lo habitual en este segmento) y que el 12% se decante por la caja automática, mientras que el 90% elegirá los acabados más altos.

Sus competidores directos -a pesar de su silueta de coupé SUV de cinco puertas- son los Volkswagen Golf o Renault Mégane del segmento compacto, que supone el 15% de las ventas del mercado.

No tiene nada que ver con el C4 Cactus, solo que ambos se van a fabricar en Villaverde

El nuevo Citroën C4, que no tiene nada que ver en diseño, prestaciones y tecnología con el C4 Cactus, que también se fabrica en Villaverde, puede equipar -dependiendo del acabado- hasta 20 ayudas a la conducción, una novedosa base para colocar una tableta -que también dispone de un cajón especial para su alojamiento- o head-up display (para proyectar la información más relevante de la conducción en el parabrisas a la altura de los ojos).

El maletero que ofrece es de 380 litros, las llantas de serie son de 16 pulgadas (pueden llegar hasta las 18) y el coche monta tarjeta SIM para la llamada de emergencia y para solicitar asistencia en carretera, entre otras funciones.

El Citroën C4 exhibe un diseño disruptivo

Exteriormente, el nuevo Citroën C4 recibe la nueva firma lumínica en V de la marca -que ha estrenado el C3- y los “chevrones” llegan hasta los faros diurnos en la parte superior y hasta los faros principales en la parte inferior.

El capó, alto y horizontal, retoma el diseño cóncavo del SUV C5 Aircross, mientras que en la trasera destacan la luneta trasera inclinada, la parte inferior del portón vertical y el alerón.

En el interior sobresale un salpicadero horizontal, para dar sensación de espacio y volumen al interior, que dispone de 16 huecos portaobjetos; los asientos Advanced Comfort, el equipo de infoentretenimiento de 10 pulgadas o la instrumentación digital.

Dentro de la estrategia de Citroën de ofrecer el máximo confort a bordo, ofrece de serie en los acabados medios la amortiguación hidráulica que consigue un efecto de "alfombra voladora" para los ocupantes por el buen trabajo de absorción que hace de las irregularidades o resaltos de la vía por la que se circula.