EFE/Javier Millán JaroMadrid

DS, la marca premium del grupo PSA (Peugeot, Citroën, DS y Opel), sigue fiel a su política de ofrecer productos diferenciadores con los que arrebatar ventas a las marcas generalistas, frente a las que ofrece coches más exclusivos y menos vistos; y a las alemanas de más renombre, con las que se quiere codear de igual a igual.

No lo tiene fácil, ya que su actual gama está compuesta solo por dos modelos: DS 3 y DS 7. Sin embargo, ambos tienen carrocería de todocamino (SUV) y militan, respectivamente, en los dos segmentos más competidos del mercado: el de los 4,12 metros de largo (el de los compactos) y el de los 4.50 metros de largo.

En Efe hemos probado el hermano pequeño, el que se enfrenta a modelos SUV y crossover como Audi Q2, Citroën C3 Aircross, Ford EcoSport, Hyundai Kona, Kia Stonic, Nissan Juke, Opel Crossland, Peugeot 2008, Renualt Captur o Seat Arona, por citar algunos.

El DS 3 es de los SUV compacto más exclusivo

Frente a todos ellos, el DS 3 ofrece un diseño exterior más elaborado que transmite exclusividad. Una firma lumínica delantera más trabajada y enmarcada en una amplia rejilla de nido de abeja le da un aire distinguido del que carecen muchos de sus competidores, ya que éstos apuestan por unas líneas más agresivas que les den más presencia y carácter en la carretera.

En el lateral sucede lo mismo, ya que la puerta trasera exhibe una arista que eleva la línea de hombros y que reduce el espacio visual del cristal. Es muy llamativa, lo que hace que guste a algunos y no convenza a otros, pero para gustos colores.

La línea de techo, imitando la de un cupé, baja un poco para conectar con una luneta trasera abombada que está rematada por un pequeño alerón que confiere un nuevo guiño deportivo al DS 3.

En la trasera también son muy vistosos los faros, que son estrechos, alargados y se extienden hasta el paso de ruedas de los neumáticos traseros.

Tiradores ocultos en el DS 3 Crossback que saludan al conductor

Pero lo que más llama la atención exteriormente del coche es que los tiradores van ocultos en la carrocería cuando el vehículo está cerrado o en marcha. Basta con acercarnos con la llave en el bolsillo para que éstos se desplieguen de forma automática.

Si por fuera el DS 3 es de los que atraen, el interior es aún más vistoso, original y exclusivo. Sus detalles son numerosos. El cuadro de relojes es digital y personalizable (permite que el navegador se replique en él), los botones del sistema de infoentretenimiento y la climatización están agrupados en tres rombos situados encima de las salidas centrales de la climatización (con la misma forma geométrica) y los mandos de los cuatro elevalunas eléctricos están ubicados junto a la palanca de cambios de la caja automática (con levas en el volante para un manejo secuencial).

El mullido de la parte alta del salpicadero puede ir rematado en el mismo color que la tapicería de cuero, la amplia pantalla central es de las denominadas flotantes (no está encastrada), el botón de arranque del coche está situado por encima de la palanca de la transmisión y puede equipar head-up display (una pequeña pantalla de plástico que se despliega por encima del volante y que proyecta la información más relevante).

El DS 3 es un coche que, en su parte delantera, es confortable para personas altas gracias a los diferentes reglajes que ofrece. No sucede lo mismo con personas de la misma envergadura que viajen detrás. En cuanto al maletero, sus 350 litros y sus formas regulares le hacen muy aprovechable y práctico.

Motor BlueHDi de 130 y caja automática

La motorización con la que hemos probado el DS 3 es la diésel más potente (la de 130 CV) combinada con caja automática. Es un propulsor muy eficiente en consumo (la marca le ha homologado un gasto de 5 l/100 km) y con una respuesta muy agradable, que cuadrará a muchos conductores.

No obstante, los que gusten de una conducción más dinámica quizá echen de menos algún caballo más de potencia en adelantamientos en tramos cortos o en subidas pronunciadas repentinas. En éstas situaciones la caja automática tiene una respuesta algo más lenta que en otros competidores, lo que fácilmente se soluciona pasando al manejo manual mediante las levas.

En definitiva, el DS es el coche apropiado para los que busquen un SUV con un diseño claramente diferenciador y poco visto en la carretera. Su tamaño compacto le hace buen compañero para la ciudad y su motor diésel es un gran aliado para obtener un coste de uso muy equilibrado.

FICHA TÉCNICA

------------------------

- Dimensiones (longitud/anchura/altura): 4,05 m/1,79 m/1,44 m

- Motor: diésel

- Cilindrada: 1.499 c.c.

- Potencia: 130 CV

- Par máximo: 300 Nm

- Aceleración de 0 a 100 km/h: 9,9 s

- Velocidad máxima: 195 km/h

- Caja de cambios: automática de 8 velocidades

- Tracción: Delantera

- Consumo medio: 5 l/100 km

- Capacidad del maletero: 350 l

- Capacidad del depósito: 41 l

- Precio: 30.850 euros