EFE/Javier Millán JaroBaqueira Beret (Lleida)

La francesa DS ha superado con nota muy alta la primera incursión de unos de sus vehículos en la tecnología híbrida enchufable, un reto para el que ha elegido a su SUV grande, el DS 7 Crossback.

El apellido E-Tense revela que estamos ante un vehículo propulsado por gasolina y electricidad, y las siglas 4X4 que equipa tracción integral y, por lo tanto, se puede conducir por campo.

Pero donde más se disfruta de los 300 CV que aportan sus tres motores (un gasolina Puretech de 200 CV y otros dos eléctricos: uno de 110 CV delante y otro de 112 CV detrás ) es en el asfalto.

Con los neumáticos de invierno Michelin Pilot 5 SUV las limitaciones son pocas

La toma de contacto se ha desarrollado entre Lleida y Baqueira Beret para poder probar los neumáticos de invierno Michelín Pilot Alpin 5 SUV. A pesar de las anómalas elevadas temperaturas, las gomas han agarrado bien y han transmitido mucha seguridad, por lo que con el asfalto mojado y con bajas temperaturas -para lo que han sido diseñadas- su comportamiento debe ser de matrícula de honor.

La mayoría del recorrido ha transcurrido por carreteras locales y comarcales, con bastante tráfico y, sobre todo, de camiones. Lo enrevesado de algunas partes y las constantes curvas invitaban a tomárselo con tranquilidad detrás de los vehículos pesados.

Los 300 CV del DS 7 Crossback E-Tensa 4x4 dan para mucho

Pero esto solo fue al principio porque los 300 CV del DS 7 Crossback E-Tense 4x4 dan para mucho y se pueden apurar -incluso sin usar las levas del volante de la caja automática- los adelantamientos con seguridad.

El coche dispone de cinco modos de conducción: Eléctrico (se pueden recorrer hasta 58 kilómetros con cero emisiones y circular hasta una velocidad máxima de 135 km/h gracias a una batería de 13,2 kWh recargable en 2 horas en un punto de 32A), Híbrido (el sistema elige la propulsión más eficiente), Confort (el ideal para disfrutar de la suspensión adaptativa DS active scan suspension), Sport (el más deportivo de todos y en el que entran en juego los tres motores) y 4x4 (para situaciones de baja adherencia, ya sea por nieve o en campo).

Con una velocidad punta máxima de 235 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 5,9 segundos, todo pasa de una manera rápida a bordo de este etiqueta Cero, al que la marca premium del Grupo PSA (Peugeot, Citroën, DS y Opel) le ha homologado un consumo de 1,3 l/100 km.

La carrocería alta de este SUV (4,57 metros de largo, 1,89 m de ancho y 1,62 m de alto) no es un impedimento para hacer pasos de curva rápidos, ya que el chasis resiste y la amortiguación contribuye a que el peso no se descoloque en los cambios de apoyo y genere inseguridad al conductor.

Puesto de conducción elevado en un interior premium

Este cuenta con un puesto de conducción elevado desde el que poder anticipar las maniobras con plena visibilidad. En el interior también destacan el empleo de materiales nobles y de pantallas en las que poder consultar toda la información del coche, así como del sistema de infoentretenimiento y navegación.

Son de resaltar también los remates elegidos para los mandos de los elevalunas, la posición elevada y central del botón de arranque o la iluminación interior del coche.

El enfoque es muy premium, razón por la que los pasajeros de atrás disponen de un espacio amplio y desahogado, con 555 litros de maletero.

Exterior poco visto y muy llamativo

Si interiormente llama la atención, exteriormente sucede lo mismo. Sus líneas están poco vistas y los detalles son numerosos para que los viandantes y el resto de conductores se fijen en él, tanto en marcha como parado.

Llantas de 20 pulgadas, capó nervado, pasos de rueda pronunciados, parrilla frontal amplia, faros de led estrechos y unas amplias luces de conducción diurna en forma de "C" y colocadas en los extremos dan una seña muy característica al DS.

En definitiva, el DS 7 Crossback híbrido enchufable y 4x4 es un SUV muy exclusivo (su precio parte de los 48.450 euros y llega a los 53.800 euros), poco visto y que sorprenderá a quien lo prueba por su dinamismo.

  Además se defiende bien por pistas -lo hemos constatado en un circuito de motocross con inclinaciones laterales y pequeñas trialeras- y lleva aparejado como beneficios fiscales el entrar en los BUS-VAO solo o aparcar sin pagar en las zonas reguladas al tráfico normal.