EFEMadrid

Audi sigue adoptando carrocerías coupé para sus modelos SUVi, una estrategia que ahora ha llegado al Q5, que además recibe una versión deportiva S con motorización diésel V6 de 341 CV y 700 Nm de par.

Tras los Q3 Sportback y el e-tron Sportback (éste último eléctrico), Audi desvela el Q5 Sportback, que llegará al mercado durante la primera mitad de 2021.

El Audi Q5 Sportback se diferencia del Q5 por una línea de techo más baja estilo coupé, por las grandes entradas de aire frontales en posición vertical, por la parrilla octogonal Singleframe, los faros Matrix Led con luces largas automáticas e intermitentes dinámicos (de serie) o la inserción en aluminio mate del paragolpes trapero, que integra el difusor y cuatro salidas de escape cromadas con forma ovalada.

En el interior, el diseño puede ser negro o gris oscuro, con inserciones de aluminio iluminadas en los umbrales de las puertas que incluyen el logotipo S y asientos deportivos con función de masaje y ventilación.

Equipa, como el Q5, la tercera generación del sistema de infoentretenimiento de la marca con pantalla de 10,1 pulgadas y, en las versiones más equipadas, se incluye de serie la instrumentación digital con pantalla de 12,3 pulgadas y el head-up display (la información más relevante se proyecta en el parabrisas)

El Audi Q5 Sportback saldrá a la venta inicialmente con dos motores diésel y uno gasolina

Inicialmente se comercializará con dos motores diésel de cuatro cilindros y dos litros (un 35 TDI de 163 CV y 370 Nm, y el 40 TDI de 204 CV y 400 Nm)  y un gasolina 2.0 también de dos litros y cuatro cilindros, el 45 TFSI de 265 CV.

Común a los tres es el cambio automático S tronic de siete velocidades (en el gasolina va acompañado de la tracción integral "quattro") y la microhibridación de 12V para reducir los consumos y las emisiones contaminantes, lo que le permitirá recibir la etiqueta medioambiental ECO.

El tope de gama será el Audi SQ5 TDI Sportback

Como tope de gama se situará el SQ5 TDI, para lo que se ha actualizado el motor V6 de 3 litros de Audi, que le permite acelerar de 0 a 100 km/h en 5,1 segundos y alcanzar una velocidad máxima limitada electrónicamente de 250 km/h.

Este propulsor cuenta con hibridación ligera (mild hybrid) de 48V, con la que se recupera hasta 8 kW en las fases de desaceleración, una energía que se almacena en una batería de iones de litio y que permite avanzar en marcha por inercia con el motor apagado durante un máximo de 40 segundos.

Además, la red de 48V cuenta con un potente alternador de arranque (BAS) y con un compresor eléctrico (EPC) que ayuda a aumentar la respuesta del motor al iniciar la marcha o al acelerar con el motor girando a bajas revoluciones.

El Audi SQ5 Sportback TDI monta una caja de cambios automática tiptronic de ocho velocidades, tracción "quattro", suspensión de cinco brazos para guiar a cada rueda, llantas de aleación de 20 pulgadas (opcionalmente hay de 21) , frenos delanteros con pinzas de aluminio de seis pistones en medida 375 milímetros, tren de rodaje deportivo S con control de amortiguación (rebaja en 30 milímetros la altura de la carrocería en comparación con el Q5 Sportback)  y modos de conducción Audi Drive Select, que modifican la respuesta del motor, la dirección, el cambio y el diferencial deportivo opcional.