El fabricante automovilístico alemán Volkswagen aumentó en el primer semestre de 2017 el beneficio neto a 6.595 millones de euros, un 84,3 % más que un año antes, porque no tuvo extraordinarios para provisiones por la crisis del diésel, como en 2016, y por el aumento de las ventas

Volkswagen informó este jueves de que la ganancia operativa se incrementó en el mismo periodo un 67 %, hasta 8.916 millones de euros.

El fabricante alemán no tuvo en el primer semestre extraordinarios negativos en comparación con los -2.178 millones de euros en el primer semestre de 2016.

La facturación mejoró entre enero y junio un 7,3 %, hasta 115.862 millones de euros frente al primer semestre del pasado ejercicio.

El director de Finanzas y Control, Frank Witter, calificó el primer semestre de "buen trabajo de equipo pese a que se mantienen las condiciones difíciles".

Volkswagen aumentó ventas en mercados principales

El resultado estuvo impulsado por un aumento de las ventas, especialmente en Europa, América del Norte y del Sur.

Witter destacó el éxito de la emisión de deuda híbrida, que tuvo un efecto positivo en la liquidez neta en el área automovilística y apoya la confianza de los inversores en la estrategia de la compañía.

"Estoy convencido de que estamos equipados financieramente para el cambio del sector automovilístico y para temas de futuro", precisó Witter