EFEMadrid

Citroën ha actualizado el C3, al que le han mejorado el confort a bordo y le han dotado de mayores opciones de personalización siguiendo el lema de "no hacer lo mismo que el resto" de marcas.

El Citroën C3, que acumula más de 4,5 millones de unidades vendidas desde su lanzamiento y va por su tercera generación, es un vehículo urbano que destaca por su diseño juvenil.

Este se ha modernizado ahora con nuevos faros (inspirados en los últimos prototipos de la marca y que pueden ser de led) y con más colores que posibilitan hasta 97 combinaciones exteriores y tres interiores (dos de ellas son novedad).

La marca gala también ha aprovechado para rediseñar las llantas de aleación (pueden ser de 16 y 17 pulgadas) y los protectores inferiores de la carrocería conocidos como Airbump.

Pero donde más gana el nuevo Citroën C3 -que llegará al mercado en verano de este año- es en confort, ya que se puede solicitar con los asientos Advance confort de la marca gala.

En materia de seguridad, las ayudas a la conducción con las que puede salir de fábrica son doce, como es el caso de la frenada de emergencia en ciudad, el reconocimiento de señales o el cambio automático de luces cortas a largas, entre otras.