EFEMadrid

La patronal de concesionarios Faconauto ha cifrado en 151.000 los trabajadores que se verán afectados por expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) por el coronavirus, que además provocará que las redes oficiales de las diferentes marcas tengan una disminución de la facturación de 2.500 millones de euros.

De acuerdo con la patronal, los concesionarios oficiales solo mantendrán una plantilla de 10.000 personas para atender los servicios de urgencia.

Los concesionarios se están acogiendo mayoritariamente a ERTE por causa de fuerza mayor porque consideran que con ellos van a poder proteger el empleo y dar continuidad a sus empresas cuando se recupere la normalidad.

La actividad de los concesionarios cesó casi totalmente -solo se mantienen servicios de urgencia para atender a los sectores del transporte, agrícola o sanitario- desde que se declaró, el pasado 14 de marzo, el estado de alarma, tanto en la parte comercial como en la posventa.

Faconauto estima una caída de las ventas de vehículos nuevos del 85 %, al tiempo que los trabajos en los talleres han descendido un 99 %.