EFEMoscú

El Gobierno ruso destinará 25.000 millones de rublos (348 millones de dólares o 317 millones de euros al cambio actual) a la industria del automóvil para que ésta pueda superar el impacto que le está provocando la pandemia de la COVID-19.

Según ha explicado el primer ministro, Mijaíl Mishustin los fondos se emplearán para la concesión de préstamos preferenciales para la compra y el alquiler de coches con opción de compra.

También para fomentar la adquisición "acelerada" de automóviles nacionales con el fin de cubrir las necesidades de empresas y corporaciones con participación estatal.

Del monto total anunciado, 5.000 millones de rublos (69 millones de dólares o 63 millones de euros) irán a la compra de ambulancias.