EFE/Javier Millán JaroMadrid

El Grupo BMW cerrará 2020 en España con más de 10.000 matriculaciones de vehículos electrificados (híbridos enchufables y eléctricos puros), una cifra que en 2030 prevé que supere las 130.000 unidades.

Así lo ha asegurado la directora de comunicación de BMW y Mini en España, Pilar García de la Puebla, durante una jornada del grupo automovilístico sobre la materia, en la que también ha destacado que para el cierre de este año prevén contar con unos 200 puntos de recarga repartidos por el territorio español.

De esos 130.000 automóviles electrificados que recorrerán las calles y las carreteras españolas el 60% serán BMW y el 40% restante Mini.

BMW y Mini ofrecen actualmente dos eléctricos puros

Actualmente, ofrece dos eléctricos puros (el Mini electric y el BMW i3), al que se unirá un tercero a principios de 2021, el BMW iX3, que incorpora la quinta generación de la tecnología BMW eDrive; y 13 híbridos enchufables (de los que Mini aporta el Cooper SE All4 Countryman. El resto son versiones Cero emisiones de los Serie 2 Active Tourer, Serie 3, Serie 3 Touring, Serie 5, Serie 5 Touring, Serie 7, Serie 7 largo, X1, X2, X3, X5).

El año que viene a los BMW eléctricos se les unirá el SUV de tamaño grande iNext y el gran coupé i4, ambos con una autonomía de unos 600 kilómetros.

Para 2023 el Grupo BMW contará con 12 eléctricos puros y con 13 híbridos enchufables (PHEV).

Hemos probado el BMW X1 xDrive 25e

Hasta que esto suceda, hoy hemos podido probar una de las últimas novedades de la marca con esta tecnología, el BMW Serie X1 xDrive 25e, un híbrido enchufable que tiene un precio desde 47.600 euros .

Está propulsado por un motor de gasolina de tres cilindros y 1.5 litros de 125 CV y otro eléctrico de 95 CV, que dan una potencia conjunta máxima de 220 CV.

Al motor eléctrico le da energía una batería de 10 kWh con la que el BMW X1 puede recorrer hasta 52 kilómetros.

Nosotros le hemos puesto a prueba en una pequeña ruta de unos 60 kilómetros que nos ha llevado por las calles de Madrid, por la autopista que conduce a un municipio cercano a la capital y por un pequeño puerto en el que hemos probado cómo va en curvas.

Hemos partido con una autonomía de 31 kilómetros en la batería, que una hora después se ha quedado en 11 kilómetros, suficientes para volver a circular por la ciudad sin emitir partículas contaminantes.

El consumo de gasolina ha sido de 6 l/100 km (la marca le ha homologado un gasto combinado de 1,9 l/100 km) y de electricidad de 4,4 kWh/100 km.

Nadie debe asustarse por esa diferencia en el consumo homologado y el real. Como sucede en todos los híbridos enchufables, la homologación se produce con la batería llena y en condiciones de circulación favorables que permiten consumos más bajos.

Si solo circulamos por ciudad ese valor inferior a dos litros será fácil de conseguir, mientras que si hacemos trayectos superiores a esa autonomía de hasta 52 kilómetros y no volvemos a recargar la batería obtendremos un valor más aproximado al que hemos obtenido en nuestra prueba y que para un coche de semejante potencia y de aceleraciones vertiginosas no está nada mal, especialmente si vamos en modo de conducción Sport (también tenemos un Eco Pro y un Comfort).

El X1 híbrido enchufable es un BMW por los cuatro costados

El chasis del X1 está muy conseguido y transmite mucha seguridad en marcha, una sensación que se repite a la hora de enlazar curvas donde la mayor altura de este SUV respecto a un turismo no compromete la trazada.

También la tracción integral (xDrive) cumple su papel y evita deslizamientos del vehículo en los momentos más comprometidos, donde el control de estabilidad no es de los intrusivos.

La caja es automática de seis velocidades y carece de levas en el volante. Para manejarla secuencialmente hay que recurrir a la palanca de cambios.

Otro dato a tener en cuenta es que en modo 100% eléctrico la velocidad máxima está limitada a 135 km/h. Si la propulsión no es exclusiva del motor eléctrico la velocidad máxima se incrementa hasta los 193 km/h

Lo mejor de dos mundos

En definitiva, este X1 híbrido enchufable ofrece lo mejor de dos mundos: el dinamismo característico de BMW y la eficiencia máxima gracias a un motor eléctrico que rebaja nuestros consumos a cifras de récord.

Si agotamos la batería podemos seguir circulando con el motor de gasolina y completar el viaje que hayamos programado sin contratiempos, lo que, hoy por hoy, todavía no han logrado los eléctricos puros por la falta de una infraestructura pública de recarga.

A ello hay que sumarle el que el X1 xDrive 25e cuenta con la etiqueta Cero emisiones de la Dirección General de Tráfico que abre las puertas a no pagar en las zonas reguladas al aparcamiento de las grandes ciudades, a acceder al BUS-VAO sin acompañantes e incluso a no pagar en algunos peajes autonómicos.

Según BMW, en comparación con un vehículo similar de gasolina el ahorro anual es de entre el 20 y el 30%