EFEMadrid

El león de Peugeot, con 170 años de historia, es el logo más antiguo de todos los que exhiben en sus carrocerías los modelos creados hasta el momento por las diferentes marcas de automóviles.

La primera aparición de la que tiene constancia la marca es de 1850, cuando lo dibujó en una hoja de una sierra el orfebre Justin Blazer, a quien la marca Peugeot le había encargado tres años antes que diseñase un logotipo que unificase las tres líneas principales de desarrollo que tenía la marca francesa.

Esos tres hilos de productos eran sierras, cuchillas y herramientas, de las que salían una amplia gama de objetos que siguen produciéndose en la actualidad, caso de una herramienta eléctrica sin cables.

Peugeot eligió un león por su flexibilidad, velocidad y dientes afilados

El león fue el elegido porque representaba las tres características principales de los productos fabricados por Peugeot: flexibilidad en las cuchillas (similar a la de la columna vertebral del felino), velocidad en el corte (similar al golpe del animal) y dientes afilados.

También porque era fácilmente reconocible para las personas que no supieran leer y escribir, y que querían adquirir un producto de la marca del león.

En 1872 aparece en todas las herramientas de Peugeot y, posteriormente, se va implantando en otros productos de la marca como molinillos (1881), bicicletas (1882) y motos (1898).

El primer Peugeot con el león fue el Type 2

 Sin embargo, el primer automóvil fabricado por Peugeot, el Type 2 (1889), no lució el león en su frontal y se tuvo que esperar hasta 1905 para verlo en uno de sus vehículos y sobre una flecha.

En 1923, los escultores Marx y Baudichon dieron un paso más y, siguiendo los patrones artísticos de la época, le dieron forma tridimensional y pasó a ser usado como tapón para el radiador de los Peugeot en dos versiones: el león dispuesto a saltar o bien rugiendo.

Siete años más tarde, en la década los 30, en línea con la estética más aristocrática que adoptaron los vehículos, la cabeza del león con las fauces abiertas coronaba la calandra de los Peugeot 301, 401 y 601.

Esta imagen se repitió en los 40, especialmente en el Peugeot 402, al que se conocía como el "cohete de Sochaux, ciudad francesa donde se levantó la primera factoría de la marca para la fabricación casi en exclusiva de vehículos.

Un león más heráldico para Peugeot en los 50

Posteriormente, en 1948, el logo adoptó un estilo heráldico, que hizo que el león se apoyase sobre sus patas traseras, casi como ahora.

La llegada del carrocero Pininfarina y el Peugeot 404 en los años 60 conllevó un nuevo león, más imponente y con las crines al viento.

En el 68, en el que imperaba el movimiento hippy, aparece la berlina 504 y el león deja de estar enconsertado en el marco que le había acompañado durante décadas.

El león de alambre

Nuevas modificaciones en busca de trazos más minimalistas y depuradores trajeron, a partir de 1975, el denominado "león de alambre", una figura delineada y sin elementos superfluos que fue a parar a los frontales de los Peugeot 604, 306 o 205, este último el icono de la década de los 80.

Finalmente, en 1998 y en 2010 se acometieron ligeros cambios para redondear y limpiar de líneas al león para replicar la firmeza y solidez de los modelos actuales.

En el caso del primer eléctrico de la marca, el actual Peugeot e-208, el león tiene una forma dicroica, por lo que, de/pendiendo de cómo le de la luz y del ángulo de visión, cambia su color.