EFE I Motor I Madrid

La tercera generación del Flying Spur del fabricante de lujo británico Bentley llegará a finales de año a Europa con un nuevo motor de gasolina de 6 litros y 12 cilindros de 635 CV.

Los pedidos se abrirán en otoño y las entregas están previstas para primeros de 2020, según ha anunciado este martes la marca.

El nuevo propulsor, en comparación con el que motor al que sustituye, tiene 9 CV más (antes tenía 626) y un par máximo de 900 Nm, con los que puede acelerar de 0 a 100 km/h en 3,8 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 333 km/h.

El Bentley Flying Spur monta tracción integral inteligente

Esta berlina de cuatro puertas y carrocería Grand Tourer equipa la transmisión automática ZF de 8 velocidades del  Bentley Continental GT.

A diferencia del modelo al que sustituye, que llevaba tracción integral (con reparto del 60 % al eje trasero y el 40 % restante al delantero), el nuevo Flying Spur tiene ahora un sistema compacto que proporciona la tracción a las dos ruedas del eje trasero.

Dependiendo de las condiciones de la carretera, enviará mayor fuerza al eje delantero si fuese necesario, como en un sistema activo de tracción total .

En los modos de conducción Comfort y Bentley, el sistema dará hasta 480 Nm de par al eje delantero para garantizar un mayor agarre.

Equipa de serie dirección a las cuatro ruedas

A esto Bentley ha sumado la dirección electrónica en todas las ruedas Electronic All-Wheel  Steering: durante las maniobras a baja velocidad las ruedas traseras giran en dirección opuesta a las delanteras para facilitar las maniobras, mientras que a mayor velocidad lo hacen a la par que las ruedas delanteras para aumentar la estabilidad del vehículo y los cambios de carril.

Con la nueva amortiguación neumática, este automóvil de lujo de 5,31 metros de largo (1,97 metros de ancho y 1,48 metros de alto) puede variar la dureza de la suspensión (usa tres cámaras con un 60% más de volumen de aire comparado con el Flying Spur de segunda generación).

Cuatro sensores miden constantemente la distancia entre la carrocería y el firme para que ésta se mantenga sin que se comprometa el comportamiento del vehículo, que además equipa el Dynamic Ride System (administra la rigidez de la barra antivuelco, cambiando la rigidez a demanda para combatir las fuerzas de giro y mantener pegado al asfalto al Flying Spur.

El Bentley Flying Spur monta las últimas ayudas a la conducción

En materia de ayudas a la conducción, monta de serie asistente de tráfico, frenada de emergencia en ciudad o detector del ángulo muerto, entre otros.

Gracias a una distancia entre ejes de 3,19 metros (13 centímetros más larga), el Flying Spur cuenta con una cabina espaciosa y lujosa que ofrece un confort y refinamiento "sin igual", que se puede hacer aún más exclusiva con los opcionales que se ofrecen.

En su diseño exterior destaca que, por primera vez, incluye en el morro la B mayúscula alada que es el símbolo de la marca de lujo británica.

También los faros de Led con detalles de efecto cristal tallado (brillan incluso cuando están apagados) o las llantas de 21 pulgadas  (opcionalmente se puede pedir de 22 pulgadas). EFE

jmj/aam