EFEMadrid

Porsche Boxster 25º Aniversario es la nueva edición limitada que ha lanzado el fabricante alemán de deportivos y con la que quiere celebrar el cuarto de siglo que cumple este descapotable biplaza (roadster).

La edición está limitada a 1.250 unidades en todo el mundo y se basa en el modelo 718 Boxster GTS, que monta el motor bóxer de gasolina atmosférico de 4.0 litros y 400 CV, que también propulsa al 718 Spyder.

Se puede elegir con transmisión manual de seis marchas (109.443 euros) o automática PDK de doble embrague de siete relaciones (113.156 euros).

  Alcanza una velocidad máxima de 293 km/h y, en combinación con el cambio PDK y el paquete Sport Chrono (de serie) acelera de 0 a 100 km/h en cuatro segundos.

También sale de fábrica con la suspensión deportiva Porsche Active Suspension Management (PASM), que rebaja la distancia al suelo de la carrocería en 10 milímetros; y el Porsche Torque Vectoring (PTV) con diferencial autoblocante mecánico.

El Porsche Boxter 25º Aniversario es un guiño al prototipo de 1993

Exteriormente, el Porsche Boxster 25º Aniversario se reconoce porque tiene numerosos detalles de diseño tomados del concept car (prototipo) con el que se inició la historia de éxito de este descapotable biplaza en el Salón del Automóvil de Detroit de 1993. La versión de producción se lanzó en 1996 sin apenas cambios en su aspecto y, ahora, el Boxster está en su cuarta generación, tras más de 357.000 unidades producidas.

Una de las características más llamativas de esta serie limitada es la reinterpretación que se ha hecho en algunos elementos del color Neodyme, un marrón brillante parecido al cobre que proporciona un atractivo contraste con el tono base, un plata GT metalizado que ya usaba el coche de exposición de 1993.

En esta edición especial este color se emplea en detalles del frontal, en las tomas de aire laterales, en la denominación del modelo y en las llantas bitono de aleación de 20 pulgadas.

Aunque Porsche ofrece el Boxster 25º Aniversario en plata GT metalizado, también se puede solicitar en negro Deep metalizado y en blanco Carrara metalizado.

Otro elemento llamativo es la tapa del depósito de combustible, que lleva una inscripción “Porsche” de la gama Exclusive Design. Tiene aspecto de aluminio, igual que los tubos del sistema de escape deportivo. El marco del parabrisas incorpora un acabado de contraste en negro.

Interior deportivo

En el interior, la nueva serie limitada combina el cuero burdeos de la tapicería con una capota de lona roja que lleva la inscripción “Boxster 25” (en ambos casos se puede optar por el color negro).

Además, monta el paquete interior en aluminio, asientos deportivos regulables eléctricamente en 14 posiciones, la leyenda “Boxster 25" en el umbral de puertas y el volante deportivo multifunción GT de cuero y calefactado.

El Porsche Boxster suma 25 años de placer de conducir

Durante los momentos de dificultades económicas de los años 90, Porsche marcó una nueva orientación en la estrategia de sus modelos con el Boxster.

Así adoptó el primer motor de seis cilindros opuestos refrigerado por agua y el concepto de transporte inteligente de piezas, que se estrenó con el ágil roadster de motor central.

Este sistema también se incorporó a la generación 996 del 911, lanzada al mercado un año después, e hizo posible la vuelta a la rentabilidad de Porsche en la producción.

El Boxster, el biplaza de "precio atractivo", conquistó desde el principio el corazón de nuevos clientes más jóvenes, al tiempo que incorporó elementos de la reconocida historia de la marca como el legendario 550 Spyder o el 718 RS 60 Spyder de competición.

Fue tan bien recibido en enero de 1993, que el Consejo de Dirección de Porsche intervino en el desarrollo continuo del diseño del modelo de producción y ordenó: “Construid el coche de serie igual que el concept car”. Como se demostró con el tiempo, fue una decisión correcta.

El primer modelo de producción del Porsche Boxster data de 1996

Compartía el frontal con la generación 996 del 911 y montaba un motor de cilindros opuestos colocado en posición central, que inicialmente tenía 2.5 litros de cilindrada y una potencia de 204 CV (159 kW) para cumplir con la estricta normativa de emisiones.

Poco después se introdujeron algunas mejoras en el modelo y se aumentó la potencia. La primera generación del Boxster (986) recibió un motor 2.7 en 1999, en un principio con 220 CV (162 kW) y, posteriormente, con 228 CV (168 kW).

Luego llegó El Boxster S con un motor de seis cilindros y 3.2 litros que disponía de 252 CV (158 kW), que pasó poco más tarde a 260 CV (191 kW).

La generación 987 llegó en 2004 con un diseño refinado, llantas de 17 pulgadas y un nuevo interior, así como las opciones de una suspensión con amortiguadores de dureza variable (PASM), frenos cerámicos PCCB (Porsche Ceramic Composite Brake) y el pack Sport Chrono.

Los motores pasaban a tener 240 CV (176 kW) y 280 CV (206 kW), respectivamente, sin variar la cilindrada. Al final del periodo de producción de esta generación, las potencias subieron a 255 CV (188 kW) para una cilindrada de 2.9 litros y a 310 CV (228 kW) para un bloque de 3.4 litros. La caja de cambios PDK reemplazó a la transmisión automática Tiptronic S que se ofrecía anteriormente.

En 2012, Porsche presentó la generación 981 del Boxster, con un estilo renovado y líneas más afiladas. Gracias a una carrocería ligera completamente nueva y a un chasis revisado, el coche ofrecía un aspecto más musculoso y era más rápido que antes.

La capota de lona, de accionamiento eléctrico, no contaba con una tapa para cubrirla cuando estaba quitada, los voladizos delantero y trasero eran aún más cortos y el parabrisas se movió ligeramente hacia adelante.

Los motores bóxer de seis cilindros, con 2.7 litros (265 CV/195 kW) y 3.4 litros (315 CV/232 kW), contaban con inyección directa de gasolina y consumían menos.

En abril de 2014, apareció el Boxster GTS con 330 CV (243 kW). Pero, sin duda, la estrella era el Boxster Spyder, que con su motor de 3.8 litros y 375 CV (276 kW) causaba sensación.

La actual generación 982 del Porsche 718 Boxster marcó una nueva referencia en enero de 2016. Se lanzó con motores turbo de cuatro cilindros y un diseño mejorado. El propulsor de 2.0 litros tenía 300 CV (220 kW) y el 2.5 alcanzaba los 350 CV (257 kW), gracias a turbocompresores con turbinas de geometría variable.

El Boxster GTS apareció poco tiempo después con 365 CV (269 kW) y, a mediados de 2019, la nueva edición del Boxster Spyder con el 4.0 de 420 CV (309 kW) del 718 Cayman GT4. Desde 2020, este motor central de seis cilindros también equipa al 718 Boxster GTS 4.0, pero con una potencia sensiblemente reducida (400 CV/294 kW).