EFEMadrid

El roadster BMW Z8 está de aniversario, cumple 20 años, en los que ha sido coche del espía secreto británico James Bond y safety car en el campeonato de Moto GP.

Fue diseñado por Henrik Fisker, quien para su desarrollo se inspiró en el legendario BMW 507 de 1956 creado por Albrecht von Goertz.

Fiel a la fórmula de éxito de los roadster de BMW, el Z8 lucía un capó muy largo, una posición de conducción muy cerca del eje posterior y una línea de cintura baja en sus 4,4 metros de longitud.

El BMW Z8 se puso a la venta en el año 2000

La primera vez que la marca alemana lo dio a conocer fue en formato prototipo y en el Salón del automóvil de Tokio (Japón) de 1997.

Su versión definitiva se presentó en el Salón alemán de Frankfurt del año 1999 y en la primavera del 2000 salió a la venta en el mercado europeo.

Se comercializó durante tres años, en los que se construyeron 5.703 unidades fabricadas a mano en la planta que BMW tiene en Múnich, Alemania.

Reparto de pesos del 50:50 y el motor más potente fabricado hasta la fecha por BMW

En el chasis se emplearon numerosas partes realizadas en aluminio para lograr un reparto de pesos del 50:50 entre el eje delantero y trasero que le dotaría de gran estabilidad en marcha, ya que montaba el propulsor BMW M S62 proveniente del BMW M5 E39 y puesto a punto por BMW Motorsport. Este motor era el más potente que había fabricado BMW hasta ese momento.

Era un gasolina V8 atmosférico de 4,9 litros con 400 CV, que estaba asociado a una caja de cambios manual de seis velocidades y con el que podía acelerar de 0 a 100 km/h en 4,7 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 250 km/h (estaba limitada).

Toda esta potencia se enviaba al eje posterior y estaba gobernada por el control de estabilidad Dynamic Stability Control (DSC) y por un autoblocante trasero.

El BMW Z8 estrenó tecnología puntera

 Además, el BMW Z8 fue el primer coche europeo que ofrecía de serie los neumáticos antipinchazos Runflat (permitían recorrer hasta 140 kilómetros aunque la rueda hubiera sufrido una pérdida de presión) sobre llantas de 18 pulgadas.

Otra tecnología innovadora de la que disfrutó este descapotable fue la del control de presión de neumáticos, que avisaba al conductor de anomalías en el inflado de las ruedas.

El proceso de compra era tan exclusivo como el BMW Z8

Debido a la exclusividad del BMW Z8, el proceso de compra debía estar a la altura del coche. Los compradores de este roadster tienen la posibilidad de ir a la fábrica de Múnich y presenciar las últimas fases del ensamblaje de su coche.

En la entrega de las llaves se les daba además un libro realizado a mano que incluía fotografías del proceso de producción de esa unidad en concreto, así como muestras reales de la pintura y tapicería de su BMW Z8.

El BMW Z8 también hizo sus pinitos en el cine, ya que fue uno de los coches del superagente secreto británico 007 en el largometraje "El mundo nunca es suficiente"; y en las pistas de competición como coche de seguridad (safety car, en inglés) en el Campeonato Mundial de MotoGP en la temporada 2002.