EFEMadrid

Suzuki ha puesto al día en materia de eficiencia al Swift, al que le ha incorporado un nuevo motor de gasolina 1.2 de 83 CV con microhibridación ligera de 12V que reduce los consumos y las emisiones, lo que le permite obtener la etiqueta ECO.

 La nueva mecánica se puede combinar con caja manual de cinco velocidades o una automática de variador continúo CVT de siete etapas; así como con la tracción a las cuatro ruedas 4WD AllGrip Auto (solo para la transmisión manual).

La microhibridación ligera 12V SVHS Mild Hybrid (Smart hybrid vehicle by Suzuki) está formada por un generador ISG y una batería de litio de 10 Ah de más capacidad.

El ISG trabaja como motor de arranque y asiste al propulsor térmico al iniciar la marcha o cuando el conductor acelera para optimizar el gasto de gasolina (la marca le ha homologado un consumo de 4,9 l/100 km y unas emisiones de C02 de 88 gr/km).

Cuando frenamos o dejamos de acelerar, el sistema aprovecha la energía que se produce en esa maniobra para generar electricidad y recargar las baterías.

El Suzuki Swift tiene un gasto medio de gasolina de menos de cinco litros

En una pequeña ruta de unos 40 kilómetros realizada por las afueras de Madrid, que ha discurrido mayoritariamente por vías rápidas, hemos logrado sin ningún problema lograr ese registro en el ordenador del coche.

Por tanto, supone una gran ventaja frente a sus competidores, a la que hay que sumar un chasis que le aporta mucha estabilidad al Swift, un vehículo de 3,84 metros de largo y 1,49 metros de alto en el que personas de 1,80 metros se acomodan con facilidad sin tocar con el techo.

Ese gasto de consumo lo hemos logrado con la caja manual, cuyos desarrollos no son largos y son muy fluidos en el paso de una relación a otra.

El Suzuki Swift actualizado ya está la venta

Hay que recordar que la nueva microhibridación no se podía montar en el Swift anterior con la caja automática, por lo que ahora la familia Swift -ya a la venta desde 15.270 euros y hasta los 17.670 euros, incluidos descuentos- es completamente ECO, al igual que toda la gama que vende el fabricante japonés en nuestro país.

La actualización a la que ha sido sometido el Swift también se nota en el exterior del coche. En la parrilla frontal hay un nuevo embellecedor cromado, las llantas de 16 pulgadas pulidas exhiben un diseño diferente y se ofrecen cuatro nuevas tonalidades bitono para la carrocería.

Cambios de menor calado son los que se han elegido para el interior, que es casi igual que el del Swift anterior, salvo que ahora los acabados van en plateado.

Equipamiento completo en una gama con dos acabados: GLE y GLX

Por lo que respecta a las terminaciones con las que se puede elegir se mantienen las GLE y GLX, pero ahora cuentan con más elementos de serie.

El coche sale de fábrica con el paquete de seguridad avanzada DSBS, que incluye control predictivo de frenada, alerta de cambio de carril y antifatiga, asistentes de luces de largo alcance y de cambio de carril, reconocimiento de señales de tráfico, detección de ángulo muerto, aviso de tráfico posterior, control de velocidad adaptativo y sensores de aparcamiento traseros (esto último es novedad).

Además el GLE cuenta con faros Led, sensor de luces, pantalla táctil con integración del smartphone de 7 pulgadas compatible con Android Auto y Apple CarPlay, cámara trasera, aire acondicionado o asientos delanteros calefactables.

A este extenso equipamiento el GLX le suma las llantas pulidas, los intermitentes integrados en los retrovisores, la entrada y el arranque sin llave, el climatizador o el navegador.

Otras bazas del Suzuki Swift frente a las propuestas de la competencia en el segmento B en el que milita este vehículo son su garantía de 3+2 años y el que con la microhibridación todas sus variantes cuentan con la clasificación A de eficiencia energética lo que les permite optar a las ayudas máximas del Plan Renove.