EFEMadrid

El X3 de BMW se convertirá este año en el primer SUV (todocamino) de la marca alemana en contar con motorizaciones de combustión (gasolina y diésel), híbridas-enchufables y eléctrica, lo que le convertirá en un elemento clave para la estrategia de electrificación del Grupo automovilístico.

La versión eléctrica del BMW X3 (su denominación comercial es iX3) tendrá una autonomía cero emisiones de más de 440 kilómetros, gracias a una batería de 74 kWh desarrollada dentro de la tecnología BMW eDrive de quinta generación que, a partir de 2021, también motorizará a los modelos BMW i4 e iNext.

La producción del BMW iX3 se hará en Shenyang (China) y de ella se encargará la empresa conjunta BMW Brilliance Automotive.

El BMW iX3 tiene un consumo de 20 kWh/100 km

Al respecto, BMW ha destacado que el motor eléctrico, la electrónica del sistema y la transmisión se unen en una carcasa central que reducen el espacio que ocupa la tecnología de propulsión, así como su peso.

Otras características que han adelantado es que el cobalto contenido en la batería se ha reducido notablemente, así como que, por primera vez, BMW lo compra directamente, al igual que el litio, materiales que entrega al productor para la fabricación de las celdas de la batería.

Por lo que respecta al consumo del BMW iX3, la marca le ha homologado un gasto inferior a 20 kWh a los 100 kilómetros según el ciclo WLTP.

La huella de C02 del BMW iX3

BMW, preocupada por la huella ecológica "real" de sus vehículos, se ha marcado como objetivo que cada modelo electrificado demuestre en todo su ciclo de vida -adquisición de la materia prima, cadena de suministro, fase de producción y uso, y reciclaje- que su impacto de CO2 sea mejor que el mismo modelo con motor convencional.

Así, si se compara el BMW iX3 con el X3 diésel sDrive 20d, el primero es un 30% más neutro en el balance del  C02. En el caso de que el eléctrico se recargase con energía renovable, el porcentaje sube hasta el 60%.